Lésber Quintero
  •   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Efectivos del IV Comando Regional Militar del Ejército de Nicaragua decomisaron ayer 120 tacos de cocaína, en el municipio de Cárdenas, fronterizo con Costa Rica.

Las autoridades indicaron que la droga tenía como destino Managua y era transportada por el nicaragüense Eliot Aguilar Parrales, de 37 años y originario de San Marcos, Carazo.

El coronel José Alberto Larios, jefe del IV Comando Militar, dijo que el quiebre se realizó a las 7:25 de la mañana de ayer, en el costado este del puente del río Sapoá, ubicado entre los kilómetros 143 y 144 de la carretera que une la Panamericana Sur con el casco urbano de Cárdenas.

El quiebre

El jefe militar señaló que Aguilar Parrales transportaba la droga en la camioneta Toyota Hilux Placas M-201977, que según documentación pertenece al capitalino Gregorio Baltodano Aráuz.

“En este lugar, un retén militar que regularmente mantenemos ahí para contrarrestar las actividades ilícitas, detuvo la camioneta conducida por Aguilar Parrales para solicitarle los documentos y en ese instante se mostró en actitud sospechosa, y terminó revelando que traía droga en dos compartimentos especiales que hicieron al vehículo”, expresó Larios.

Los operativos

En menos de 15 días este es el tercer “golpe” que las autoridades policiales y del Ejército de Nicaragua propinan al narcotráfico internacional en la zona fronteriza con Costa Rica.

El primero ocurrió el 3 de julio frente al Estadio “Yamil Ríos Ugarte”, de Rivas, donde se decomisó 31 kilos y 131 gramos de cocaína que trasladaban de Cárdenas a Managua los capitalinos Lee Evans Delgado, de 31 años, y José Antonio García Aguilar, de 33, quienes se movilizaban en una camioneta Prado, placas M-182143.

Cinco días después fue capturado en la frontera de Peñas Blancas el costarricense William Araya Arce, de 35 años, quien conducía un furgón con 3,011 cajas de galletas y 292 kilos con 254 gramos de cocaína, que es la mayor incautación de este año en Rivas.

Informes

Un informe de la Policía Nacional indica que el año pasado se desarticularon 7 células, a las que se incautaron 264 vehículos, 35 medios acuáticos, 221 bienes inmuebles, 1,117 medios de comunicación, 171 armas de fuego, y US$2.2 millones.