Janeth Oporta Vásquez
  •   Nueva Guinea, RAAS  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En el Juzgado Penal de Juicio de Nueva Guinea se vive una situación muy particular, porque un juicio oral ha sido reprogramado diez veces.

El perjudicado con esta situación es Santos Rayo Zamora, quien está siendo acusado por el delito de tenencia de drogas y crimen organizado; él fue detenido el 21 de febrero del presente año, junto a su hijo, quien lo exoneró de toda responsabilidad al admitir el delito.

Los parientes y vecinos del reo en Río Plata dicen que están cansados, porque en cada fecha de juicio se han presentado al Juzgado con pancartas pidiendo la libertad de Rayo Zamora, porque, según ellos,él nada tiene que ver con los delitos que le imputan.

"Ojalá que el próximo lunes 14 de julio se defina de una vez por todas su situación", dijo doña Mireya García, vecina del reo.

RUEGO

La jueza de lo Penal, María Nela Gallardo, confirmó que el juicio está programado para esa fecha, y explicó que las suspensiones se han dado porque el Ministerio Público y la defensa las han solicitado.

El día de la captura de Santos Rayo Zamora, su hijo Juan Bautista Rayo cargaba 20 tacos de cocaína que pesaron 23 kilos.

La defensa dice que tiene testigos claves a favor de Santos Rayo, los que declararán pese a que fueron amenazados.

“Espero en Jehová que todo salga bien; las acusaciones no tienen ningún sustento, porque una persona que es narcotraficante tiene buen vehículo, buena casa, y a mi defendido lo único que le ocupó la Policía fue una bolsa conteniendo tres pescados que acababa de sacar del río”, dijo el abogado.

El día de la captura, Juan Bautista Rayo confesó todo, al decir: “Quiero que a mi padre no lo vinculen con este delito, él no sabía qué andaba haciendo yo, vengo de la playa con esta droga, pido encarecidamente que no lo vinculen”.

Sin embargo, el clamor de Juan Bautista Rayo no fue escuchado, porque ya han pasado 141 días desde su captura y todavía guarda prisión.