Fátima Tórrez González
  • Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Desde hace cuatro años la familia matagalpina Hernández Siles emigró hacia Tipitapa, en busca de mejores condiciones de vida, sin imaginar que ahí perderían a un miembro de su familia.

La desgracia ocurrió en una finca arrocera ubicada en El Timal, Tipitapa, donde Efraín Hernández Siles, de 30 años, laboraba como vigilante y al parecer, el o los delincuentes aprovecharon el filo de la madrugada, cuando este dormía, para asestarle siete machetazos.

“Se presume que el móvil del crimen fue el robo, porque no se encontró el celular, la billetera, la bicicleta ni el machete de la víctima, quien tenía al menos cinco heridas en la cabeza y dos en el brazo izquierdo,”, informó la inspectora Johana Jiménez, jefa de secretaría del Distrito VIII de Policía.

“Mi hijo era carpintero y albañil, pero aquí (en el Timal) se le hizo difícil conseguir trabajo en esos oficios, por lo que tomó el trabajo del papá, que era de vigilante y ganaba C$100 al día --sin incluir la comida--. No tenía vicios, su única arma era el machete y con eso lo mataron, pido a la Policía que capturen a los responsables”, dijo entre lágrimas Eugenia Siles, madre de la víctima.

La Policía aún no tiene detenidos por este homicidio, el noveno que se registra en lo que va del año en el Distrito VIII.

Hernández fue encontrado en un contenedor ubicado a 30 metros de la bodega que cuidaba.