• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Mercedes Reyes Gaitán, de 46 años, no pudo correr de su agresor la madrugada del 27 de julio, porque tiene una discapacidad física. Tampoco quiso pedir ayuda, para evitar que sus hijos fueran también agredidos por su sobrino Norwin Antonio Miranda Reyes, de 26 años, quien está detenido en el Distrito II de Policía.

“Hasta que doña Mercedes dio un grito de dolor, se levantaron los hijos a ver qué pasaba y vieron que Norwin había tratado de cortarse la yugular y luego vieron a su mamá herida. Parece que el tipo la agarró dormida, pero no sabemos qué fue lo que pasó y qué le llevó a cometer esa brutalidad", dijo una de las vecinas de la cuartería donde habitaba la víctima, en el barrio “Martha Quezada” de Managua.

Doña Mercedes se rindió a la muerte ayer en la madrugada, luego de sufrir dos derrames cerebrales y finalmente dos paros cardiacos.

“Un roble”

“¡Esa señora era un roble de fuerte!, hace unos meses sufrió un accidente en moto y así fue que perdió su pierna derecha, tal vez por eso no pudo correr la pobre mujer al momento de la agresión", comentó apesarada otra de las vecinas, quien no quiso revelar su identidad para evitar problemas con el sobreviviente.

“Fueron dos estocadas en la clavícula y dos en los costados que le perforaron los riñones, y eso le provocó la muerte. Durante estuvo internada le dieron los dos derrames cerebrales, luego un infarto, aunque siempre estuvo consciente porque escuchaba y se ponía a llorar. Me imagino que por sus hijos, porque tenía dos aquí (en Managua) y dos en Chontales, todos adultos", refirió otra de las residentes del barrio capitalino.

Los habitantes de la cuartería están sorprendidos por lo ocurrido ya que el sobrino siempre se llevó bien con la víctima a quien miraba como una madre.

“Quién sabe lo que pasó, parece que Norwin andaba bajo los efectos del alcohol y de la droga. Al darse cuenta lo que había cometido, atentó contra su vida, pero los hijos lo que piden es que sea castigado con todo el peso de la ley", señaló otra moradora.

“No es femicidio”

La Policía del Distrito II ha catalogado el caso como lesiones graves y no como femicidio.

“Esto sucede porque el expediente ya se había pasado a la Fiscalía, cuando la víctima estaba aún con vida en el hospital, pero será potestad del Ministerio Público o del juez cambiar la tipificación del delito", explicó el inspector Ervin Maltéz, jefe de la Secretaría de la II Delegación Policial.

Sin embargo para las organizaciones feministas, con el fallecimiento de Mercedes Reyes Gaitán suman ya 51 mujeres muertas de forma violenta a nivel nacional.

La víctima fue velada y sepultada en Tecolostote, Boaco, de donde era originaria.

El detenido tiene anteceden-tes por un homicidio cometido en Boaco.