•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Ante la ausencia de testigos para iniciar el juicio oral y público en contra de Gabriel Ismael Sandoval Rodríguez, de 26 años, acusado por el delito de femicidio, la titular del Juzgado Especializado en Violencia de Masaya, los mandó a traer por la fuerza pública.

Mariela de los Ángeles López Hondoy, de 30 años, es la víctima, cuyo cuerpo fue encontrado a finales de enero de este año en las inmediaciones de la Fortaleza de El Coyotepe, y según la acusación Sandoval la estranguló con un cable para cargar teléfono.

Hasta Rosa María Hondoy, madre de la víctima, fue mandada a traer por medio de la fuerza pública.

Enferma

“Mi hermana está un poco mal de salud, debido a la disipela que padece, y desde los hechos ella sale a lavar y planchar ropa ajena para mantener a los nietos que quedaron huérfanos”, manifestó Mariela de los Ángeles Hondoy, tía de la víctima.

“A raíz de la muerte de mi sobrina ella se ha encargado de sus hijos, por lo que no es justo que el hombre salga libre. Es cierto que no vamos a revivirla, pero él debe pagar por lo que hizo; todos escuchamos y vimos en los distintos medios de comunicación cuando confesó el crimen”, agregó la pariente.

“Estas son ahora las consecuencias de retrasar tanto los juicios, ahora los testigos no quieren venir porque temen perder sus trabajos. Sin embargo, si no comparecen ante el juez serán traídos por la fuerza pública, de lo contrario después de diez días, el acusado podría salir en libertad”, explicó Elia Palacios, miembro de la Asociación Axayacalt.