•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Policía Nacional investiga dos asesinatos registrados en la Región Autónoma del Caribe Sur, uno en el municipio de Waslala y otro en Paiwas.

En el hecho sangriento registrado en Waslala, falleció de varios disparos el campesino Catalino Artola Orozco, de 72 años, cuando elementos aún no identificados llegaron a su casa a eso de las siete de la noche para ultimarlo.

Datos preliminares de la Policía determinan que la víctima se dirigía a la letrina al momento que fue sorprendido a balazos por los desconocidos, y aunque logró llegar a su casa herido y trató de defenderse con sus armas, los pistoleros lo remataron dentro de la vivienda.

Los antisociales, no conformes con haber ultimado al anciano, se llevaron tres armas de fuego propiedad de la víctima.

Con revólver

El otro crimen ocurrió en la comarca de Wasayamba, municipio de Paiwas, donde murió de cinco disparos de revólver calibre 38 Emner José Salas Soza, quien tenía 21 años.

Álvaro Salas Rayo, padre de la víctima, denunció ante la Policía que el cuerpo de su hijo fue encontrado en el sector de la salida a Ubú Norte por obreros que se dirigían a sus labores.

La Policía Nacional continúa con las investigaciones; hasta el momento no ha capturado a ninguno de los pistoleros involucrados en los asesinatos ni ha determinado el móvil de los crímenes.

 

Los pistoleros se llevaron tres armas de fuego propiedad del septuagenario.

 

Broma “pesada” origina desgracia

LÉSBER QUINTERO / RIVAS. - Una broma fue lo que supuestamente originó una balacera, donde resultó herido Julio César Mejía Méndez, a quien los impactos le perforaron la pierna derecha, un pulmón, el hígado y el páncreas.

La Policía investiga a José Daniel Alvarado Álvarez, autor de los disparos, quien alegó que se vio obligado a disparar porque le querían robar.

El hecho ocurrió el sábado pasado a las 11:40 p.m., en el barrio Villa Offenbach, cuando Alvarado salía de un bar. Aparente un amigo de este, identificado solo como "Róger", estaba con un grupo de jóvenes, entre ellos, la víctima y los hermanos Franklin y Gerardo Méndez, quienes aparentemente comenzaron a dar bromas "pesadas".

La Policía investiga el incidente, decomisó el arma ocupada para el tiroteo y arrestó a los hermanos Méndez y a Alvarado.