• |
  • |
  • END

Los miembros de una caravana orteguista, entre los que iban presuntos miembros de la pandilla “Los Cholos”, del Reparto Schick, son acusados de haber ultimado de un impacto de bala en la frente a Marlon David Sánchez Espinoza, de 23 años, la tarde del pasado martes.

Al momento del mortal impacto, la víctima estaba frente a su casa, que sita de la estatua de René Schick, una cuadra y media al este, en el mismo reparto. En el hecho sangriento supuestamente salió herida una acompañante de la víctima, pero en la estación policial sólo existe denuncia por la muerte de Sánchez.

Gloria María Calero, abuela paterna de Marlon, aseguró que quienes le dispararon a su nieto iban en una caravana de sandinistas. El pasado martes, el gobernante Frente Sandinista movilizó a sus masas al sector del kilómetro cuatro y medio de la carretera Managua-Masaya, para impedir una manifestación de la oposición.

La señora Calero asegura que quienes le dispararon a su nieto son partidarios del gobernante FSLN, porque “llevaban banderas rojinegras”.

La versión de Gloria María Calero es corroborada por Claudia Patricia Sánchez Calero, tía paterna de la víctima, quien afirmó que los victimarios de su sobrino se cubrían el rostro con pañuelos con los colores que identifican al partido en el poder.

Mientras tanto, Santiago Blandón, testigo de los sangrientos sucesos, aseguró que los manifestantes que viajaban en la caravana vestían de camiseta blanca con letras rosado chicha, incluido un sujeto a quien sólo identifican como “Juan”, quien está preso.

Blandón dijo que “Juan”, quien fue capturado con la ayuda de los vecinos cuando no pudo montarse en la camioneta, era parte de la caravana.

¿Alteran denuncia?
En la Estación Cinco de Policía existe una denuncia de cuatro líneas presentada por Claudia Patricia Sánchez Calero, quien acusa a los miembros de la pandilla “Los Cholos” de haber matado a su sobrino.

En la misma denuncia, luego de las cuatro líneas antes mencionadas y entre un margen dejado en blanco, existen dos líneas donde supuestamente Claudia Calero dice: “Mi sobrino fue vago, pero ahora era un hombre trabajador”.

Al conocer de la existencia de las últimas dos líneas, Calero reaccionó sorprendida y negó haber dicho algo parecido de su familiar. “Cómo va creer usted (a este periodista), que yo voy a decir eso de mi sobrino”, subrayó la denunciante.

Calero y Santiago Blandón afirmaron que cuando denunciaban lo sucedido los oficiales que le entrevistaban trataban de confundirlos para que no mencionaran que los acusados del homicidio viajaban en la caravana sandinista.

Ante los señalamientos de la familia doliente, el inspector Pablo Loáisiga, jefe de Información y Análisis del Distrito Cinco, dijo que al tomar ribetes políticos el homicidio, sólo el comisionado Sergio Gutiérrez, jefe de esa delegación policial, está autorizado para hablar del caso.

Por la tarde tratamos de obtener la versión oficial y llamamos telefónicamente al despacho del comisionado Gutiérrez, pero una dama que se identificó como Blanca Vallejos, informó que el jefe policial estaba fuera de su oficina.

El dictamen emitido por el Instituto de Medicina Legal refiere que Marlon David Sánchez murió en el Hospital “Lenín Fonseca”, después de cinco horas de agonía. La causa de la muerte fue destrucción de la masa encefálica y trauma craneoencefálico.

Inicialmente, Sánchez fue llevado en estado inconsciente al Hospital “Roberto Calderón”, donde los médicos tomaron la decisión de remitirlo al Hospital “Lenín Fonseca”, porque todavía le palpitaba el corazón.