• |
  • |
  • END

ESTELÍ
Con heridas severas en el talón derecho y golpes en todo el cuerpo resultó Ricardo Sánchez Mondragón, de 33 años, al accidentarse con el cabezal y la rastra que halaba, cargada con 16 enormes postes de concreto de los usados para sostener cables de alta tensión.

El hecho ocurrió la noche del martes, en la Cuesta “La Gavilana”, en el kilómetro 145 de la Carretera Panamericana, en pendiente descendente. Sánchez, residente en el Barrio Waspam Norte, en Managua, conducía de la ciudad capital a Telpaneca, Madriz, el cabezal blanco, placas M-110 745, y transportaba la rastra placas M 100 599, con su pesada carga, cuando sufrió el percance.

Dámaso Ortega, quien conducía otro cabezal cargado con postes, con destino a Yalagüina, Madriz, y labora para la empresa Sinter, dijo que él circulaba detrás de su colega, y el lamentable hecho ocurrió debido a un bache que hizo perder el control del timón al afectado, por lo que salió de la vía y cayó al barranco de varios metros de profundidad.

Ricardo, al observar que el cabezal iba rumbo a la hondonada ubicada a la orilla de la vía Panamericana, decidió lanzarse del automotor, pero fue en ese momento que resultó con golpes y una profunda herida en el talón, mismo que casi le quedó desprendido, debido al impacto.

Varias unidades de la Cruz Roja y una fuerza operativa de socorristas, junto a especialistas de la Dirección General de Bomberos, se movilizaron al lugar, porque inicialmente se rumoraba que se trataba de tres personas muertas, pero Ortega y Sánchez confirmaron que en el cabezal siniestrado sólo viajaba una persona.

Ambos camioneros, antes del traslado de Sánchez Mondragón al hospital de Estelí, pidieron a las autoridades del Ministerio del Transporte e Infraestructura que reparen la carretera, para evitar otro accidente.

El afectado tiene varios familiares que residen en esta ciudad, entre ellos dos profesionales de la Medicina y el abogado Alberto Rosales Mondragón, asesor jurídico de la delegación del Cenidh en El Diamante de Las Segovias, los que se preocuparon por su estado de salud tras el vuelco.

Sánchez fue ingresado a eso de las siete y media de la noche de este martes a un quirófano del Hospital Regional San Juan de Dios, de esta ciudad, e inicialmente se rumoró que le amputarían un pie, sin embargo, los médicos lograron salvárselo y ahora se recupera.

Como buen amigo, vecino y colega, Dámaso Ortega se quedó en el lugar, cuidando lo que quedó del cabezal y de la rastra, mientras la empresa para la que trabajan contrataba una grúa que los sacaría del precipicio.

Cabe señalar que en ese sitio ya han ocurrido otros accidentes fatales, debido a la topografía del lugar, a baches en la vía y a derrumbes que se dan sobre todo en períodos lluviosos.