•   Chinandega y Rivas  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Tres motociclistas, uno en Rivas y dos en Chinandega, se sumaron a la larga lista de conductores de este tipo de vehículos que fallecen en las carreteras de Nicaragua, generalmente, por conducir de manera imprudente.

El motorizado Evertz Tijerino Merlo, de 33 años, pereció de manera instantánea la noche del sábado al precipitarse dentro de un cauce de concreto que está a un costado de la carretera que une el casco urbano del municipio de Potosí, con la comunidad de Apompuá, de donde era originario.

De acuerdo con información policial, el accidente ocurrió a las 10:20 p.m. del Instituto Benjamín Zeledón 200 metros al norte. Por dicho tramo de carretera Tijerino se dirigía de Apompuá a Potosí en una moto AKT, roja 125, y después de frenar perdió el control y fue a caer dentro del cauce. Falleció de manera instantánea, ya que no portaba casco.

Era tractorista

Tijerino trabajaba desde hace más de una década como tractorista del Ingenio “Benjamín Zeledón”, y según su primo, Evert Adrián Jarquín, de 44 años, ambos estuvieron en Apompuá compartiendo tragos en la cantina Cruz Negra, y después se trasladaron al bar El Jardincito.

“De pronto Tijerino salió del lugar, y cuando salí a buscarlo con otro amigo, nos enteramos de la tragedia… y no es la primera vez que caen dentro del cauce, por lo que deberían cubrirlo con losetas”, explicó Jarquín.

Según las estadistas de la Policía de Rivas, Tijerino es la vigésima novena persona que perece en este departamento por accidente de tránsito. Su mama expresó que deja en la orfandad a dos niñas de 2 y 4 años.

Dos en Chinandega

Los otros dos motorizados muertos son un adulto y un adolescente que colisionaron contra una camioneta gris, cuyo conductor huyó amparado en la oscuridad de la madrugada, con dirección a Managua, y ayer domingo aún no había sido localizado.

Una fuente policial informó que la tragedia ocurrió a las 3:30 a.m. del sábado, cuando el chofer de la camioneta no guardó la distancia, y a exceso de velocidad impactó contra la parte trasera de la motocicleta propiedad de Bismark Jaime Reyes, y conducida por Ramón Antonio Matamoros Jaime, de 36 años, quien llevaba como pasajero al adolescente Elton David Narváez Meza, de 16 años. Ellos habitaban en el barrio San José, de la ciudad de El Viejo.

Añadió que ambos vehículos circulaban de oeste a este en los semáforos del Instituto Nacional de Chinandega “Miguel Ángel Ortez Guillén”, y a consecuencia del impacto, Matamoros Jaime y su hijo de crianza, Narváez Meza, fueron arrastrados a 70 metros de distancia.

Homicidio imprudente

La forense Silvia María Villegas dictaminó que ambos murieron debido a trauma craneoencefálico y hemorragia masiva. La Policía de Tránsito tipificó el caso como homicidio imprudente.

El oficial Marcio Rosales, investigador de accidentes, afirmó que se encontraba cerca de la rotonda El Trabajador a las 3:40 de la madrugada del sábado, investigando otro accidente, cuando observó pasar una camioneta con abolladuras, y anotó tres dígitos de la placa: M-121, cuyo conductor iba a exceso de velocidad, por lo que se presume que ese es el vehículo que causó la tragedia.