•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con mordiscos en caderas, espalda, costados y en el brazo derecho --esta última herida es la más grande-- resultó el niño Claudio David Otero Martínez, de 13 años, luego de que cuatro perros pitbull mezclados con boxer, lo atacaran, cuando el menor caminaba en la acera de enfrente de donde habitan los canes, cuyo portón lo dejaron abierto.

El suceso se registró el miércoles a eso de las 6:00 pm, en el barrio El Pochotillo, de Masaya, cuando el menor iba a solo 25 varas de su vivienda a comprar frijoles cocidos para la cena.

“Iba caminando, cuando uno de los perros salió y me atacó, luego salieron los otros y estaban encima de mí, yo traté de capearme la cara, metiendo el brazo”, refirió el menor, quien ayer fue internado en el Hospital “Humberto Alvarado”, porque el pediatra que lo atendió así lo recomendó.

“¡Gracias a Dios que estamos contando el cuento!, si no hubiera sido por la ayuda de los vecinos la historia fuera otra”, comentó Alba Luz García, abuela del niño.

Vecinos enardecidos

“Cuando miré la bulla, lo primero que encontré fue un tubo y le di al animal, solo así pude defender al niño, otro vecino le dio con un garrote y la dueña de los perros jaló a los otros”, dijo una de las vecinas que pidió el anonimato para evitar represalias.

“No es la primera vez que esos perros muerden a alguien, hace un mes mordieron a una señora que viene a lavar y a planchar a este barrio. No es cierto que solo un perro mordió al niño, fueron los cuatros que ellos tienen, y exigimos que esos perros ya no estén en el barrio”, manifestó otra de las moradoras.

“Si hubieran sido los cuatro perros que atacaron al niño, la desgracia fuera otra, seamos conscientes, es cierto que uno de los perros se salió, pero fue porque el niño iba jugando con una botella y ellos juegan con eso. Quise hacerme responsable de los daños, pero los padres me corrieron”, dijo Jorge Roberto López, de 39 años, propietario de los canes.

“Tengo tres años de alquilar esta vivienda, pero en realidad me voy a ir, porque estos vecinos son invivibles y están haciendo grande la cosa, hay rivalidades, todo porque no nos metemos con nadie”, agregó López.

La familia del menor interpuso denuncia por lesiones en la Policía Nacional y manifestaron que seguirán el proceso por la vía judicial.

 

Notificación

No estaban • El técnico de Higiene y Salud del Centro de Salud Dávila Bolaños, el doctor Ramón Gutiérrez en representación del Ministerio de Salud, Minsa, llegó ayer a la vivienda de Jorge Roberto López, propietario de los canes, para realizar las investigaciones pertinentes, pero los perros ya los habían trasladado a una finca en la comarca El Comején.

Ante la desaparición de los canes, le solicitó los traigan nuevamente, y determinar si fue uno o los cuatro los que atacaron al menor, para decidir si hay necesidad de sacrificarlos.

“Es la segunda ocasión que se ven envueltos en un problema similar, por lo tanto se le notifica que a partir de la fecha (de ayer) queda terminantemente prohibido que vuelvan a tener canes, porque ponen en riesgo la salud de la población”, señaló el técnico Gutiérrez.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus