•   Managua y Chontales  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los restos de la nicaragüense Yolanda Samaniego, de 53 años, que fue asesinada por un su compañero de trabajo en Estado Unidos, llegaron ayer al mediodía al Aeropuerto Augusto C. Sandino, de donde fueron retirados por una funeraria que los trasladó a su natal Cuapa.

En el aeropuerto no se vio la presencia de familiares, sin embargo se conoció que en el mismo vuelo venía el hijo de la víctima, un adolescente de 17 años, este viajaba acompañado de unas tías --hermanas de la occisa-- quienes viven en los Estados Unidos y decidieron despedirla en la tierra que la vio nacer, como lo había expresado Samaniego en vida.

“No la pude ver”

“¡Quería ver a la Yoly, pero ya no pude, llegué tarde!... Tengo años de conocerla, me enteré de la tragedia por el periódico. ¡Qué barbaridad ese hombre (Marvin Rivera Montealvo), si le debía dinero, qué vale que hubiera hablado, no que le quitó la vida de esa forma tal grosera!”, manifestó visiblemente conmovida la abuela que se identificó únicamente como Bernia, quien dijo habitar en el barrio “Miguel Gutiérrez”.

El pasado 17 de septiembre fue encontrado decapitado y calcinado en un predio baldío, en ciudad Doral, Miami, Estados Unidos, el cuerpo de Samaniego, quien había sido reportada como desaparecida desde el 13 de este mes.

La Policía del Condado de Miami Dade detuvo a Marvin J. Rivera Montalvo, de 30 años, quien era compañero de trabajo de la nicaragüense; este confesó haber planificado el crimen en complicidad con otros hombres, pero solo él es investigado y el único detenido.

Justicia

Según informaciones preliminares de la familia doliente, Rivera le debía a la víctima US$5,000 y aparentemente ese fue el móvil del crimen, pero las autoridades policiales de Estados Unidos no han confirmado esa versión.

Familiares, amigos y vecinos recibieron los restos de Samaniego que fueron velados en su casa de habitación y este sábado está prevista una misa de cuerpo presente en la iglesia San Juan Bautista.

“Pedimos justicia, que el culpable sea castigado con todo el peso de la ley”, clamó Manuel Antonio Zelaya, cuñado de la víctima.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus