•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La dirigencia del organismo de la sociedad civil, Católicas por el Derecho a Decidir, CDD, reveló que los familiares de quien en vida fuera María Esther Loza Flores están pidiendo a las autoridades policiales que reabran la investigación sobre la muerte de la joven de 27 años, porque el acta de defunción revela que no se trata de un suicidio, como inicialmente fue tipificado el caso.

“Uno de los casos más terribles que estamos viendo es el de María Esther Loza, porque la Policía estableció que era suicidio. Nosotros fuimos (a Matagalpa, donde ocurrió el caso) a través del grupo Venancia a recoger los datos de Medicina Legal, y te das cuenta de que suicidio no es”, apuntó Magaly Quintana, del CDC.

La constancia de defunción emitida por el Sistema Nacional de Estadísticas Vitales del Ministerio de Salud, revela que lo que produjo la muerte directa fue un shock hipovolémico irreversible derivado de laceración y perforación de órganos importantes para la vida (pulmones, corazón, hígado y asas intestinales) por herida de arma de fuego penetrante en el tórax.

ARMA DE FUEGO

El documento claramente especifica que la herida se debe a agresión con arma de fuego, por lo que Quintana denunció que gracias a la tipificación que la Policía le dio al caso, para no tipificarlo como femicidio, un presunto femicida anda libre “y se está institucionalizando la impunidad y se está sosteniendo la violencia que es una constante”.

El deceso de Loza Flores tuvo lugar el 31 de julio a la 1:00 am, en un paraje solitario, cuando supuestamente la víctima iba a trabajar con unos semovientes, y aparentemente le quitó el arma a su acompañante, y se disparó.

El juez tipifica

La comisionada Erlinda Castillo, jefa de la Comisaría de la Mujer, dijo ayer a los medios de comunicación, que han contabilizado 62 mujeres muertas, de las cuales 22 corresponden a femicidios, el resto son asesinatos y homicidios, sin embargo apuntó que “es el juez el que da la última tipificación”.

Informó que en relación al año pasado “no llevamos incremento” en los femicidios, que en el 2013 sumaron 68, y en el 2012 fueron 72.

Castillo destacó que las acciones de prevención que la Policía ha ejecutado a todos los niveles del país, en diferentes departamentos y municipios “tienen que ir disminuyendo la cantidad de mujeres muertas a nivel nacional”.

Entre las acciones que la Policía desarrolla en conjunto con la Fiscalía, el Instituto de Medicina Legal y a nivel comunitario con las promotoras, están: seguimiento a las víctimas en la ruta de acceso a la justicia, recuperación emocional, y reinserción a la sociedad.

 

64 muertes violentas de mujeres en Nicaragua han contabilizado CDD, Cladem y el Grupo Venancia, de enero a septiembre.

 

57 corresponden a casos de femicidio.

 

62 crímenes contra mujeres contabiliza por su parte la Comisaría, 22 de los cuales son femicidios.

 

Católicas por el Derecho a Decidir, el Fondo Centroame-ricano de Mujeres y un grupo de Matagalpa, recurrieron contra el Reglamento de la Ley 779, que acumula unos 115 recursos.