•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA
Flotando en la poza Ojo de Agua, jurisdicción de la comarca El Paraisito, ubicada sobre el camino hacia la comarca Ameya, en el municipio de Chinandega, fue encontrado el cadáver del adolescente Mauricio Antonio Granera Rostrán, de 17 años.

Una fuente policial informó que el cuerpo fue encontrado por un grupo de jóvenes que se disponía a darse un chapuzón en la profunda poza. “Esos muchachos se sorprendieron cuando vieron el cadáver y avisaron a la delegación policial de Chinandega por medio de José Luis Padilla, quien se dirigía hacia su finca llamada San Luis”, expresó la fuente.

El muchacho habitaba del Centro Liceo Agrícola tres kilómetros hacia el oeste, en la comarca Ojo de Agua, y se dedicaba a labores agrícolas. Miembros del equipo técnico de la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, Chinandega, al mando del subcomisionado Carlos Hernández, se presentó al lugar, como parte de las investigaciones.

El grupo policial entrevistó a varios de los jóvenes que encontraron el cadáver, el cual, de acuerdo con el forense, Róger Pereira Umaña, no presentaba señales de violencia. El médico determinó que el muchacho murió debido a sumersión. Se desconoce si el joven había ingerido licor, lo cual será determinado mediante muestras del laboratorio policial.

Miembros de la DAJ entregaron el cadáver a Jorge Isaac Granera Pérez, hermano del fallecido, Mauricio Antonio Granera Rostrán, para que lo sepultara.

Intoxicado con insecticida
Por otro lado, en la Sala de Medicina del Hospital España, de Chinandega, se recupera el agricultor René Chávez, de 40 años, quien salvó de milagro su vida, pese a haber inhalado una dosis de insecticida en el arrozal de una finca ubicada en el municipio de El Viejo.

El labriego relató que aplicó el veneno como parte de su trabajo, pero no usó protector en la cara ni en los brazos, por lo que pasados unos minutos se desmayó, y sin sentido fue trasladado por su mamá al centro asistencial.

Añadió que es la segunda ocasión que sufre este tipo de percance, por lo que juró no volver a realizar esa acción, porque considera que su vida es lo más valioso.