•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Exceso de velocidad y estado de ebriedad fueron las principales causas de un accidente que dejó tres muertos y tres lesionados leves, ayer al medio día en el kilómetro 18.5 de la carretera Masaya-Managua.

Entre los fallecidos está Róger Blanco Campos, propietario y conductor de la camioneta Mitsubishi gris, placa M 192-830, quien el 31 de octubre iba a cumplir 37 años.

También murieron Julio César Arias Mendoza, de 45 años, quien era zapatero, y el docente --ya en retiro-- Arnoldo José Muñoz González, de 46.

“Las causas de muerte de las personas fue politraumatismo generalizado, más trauma craneoencefálico severo. Se les tomó muestras de sangre para determinar el grado de alcohol que llevaban, y se enviaron al Instituto de Medicina Legal”, informó la médica forense de Masaya, Darling Putoy.

El milagro

Los sobrevivientes fueron Léster Javier Cardenal Gaitán, de 40 años, quien venía en el asiento del copiloto, y a pesar de que no usaba el cinturón de seguridad sobrevivió al accidente. Este hombre resultó solo con rasguño en la frente.

Su hermano Donald Enrique, de 42 años, viajaba en la tina de la camioneta y salió catapultado, al igual que Francisco Ruiz, de 63 años. Ambos fueron llevados al Hospital “Doctor Humberto Alvarado”, de Masaya.

“Gracias a Dios estoy contando el cuento. No supe ni cómo sobreviví a las volteretas que dio la camioneta. Desde en la mañana estaba ingiriendo licor con Róger en la Barranca, de Masaya, luego me dijo que nos fuéramos a su casa en Veracruz a seguir tomando, le dije que si podía invitar a unos amigos, que estaban en el cementerio de Nindirí también tomando, y dijo que sí, por lo que pasamos llevándolos”, relató Léster Javier.

Mala combinación

“Él (Róger) iba manejando y tomando dentro del vehículo, le dije que bajara el gas (la velocidad), que iba muy rápido y él me contestó: ‘Tranquilo’, al doblar en la curva Dirita pasó en medio de un cabezal y de un bus. Le grité: ‘¡Cuidado! ¡Nos vamos a matar!’. Y solo miré que perdió el control, pegó contra el bulevar, dimos varias volteretas y caímos en el otro carril, el vehículo quedó a un lado de la carretera”, agregó el sobreviviente.

Dolor

Al lugar llegó doña Martha de la Concepción Mendoza, madre de Julio César, a comprobar la muerte de su hijo.

“¡Ay Diosito lindo, mi hijo, mi único hijo se me fue, Señor, siento que el alma también se me va!”, lloraba inconsolable, mientras era atendida por los bomberos, quienes trataban de tomarle la presión, a solicitud de un familiar, quien manifestó que es diabética.

Al lugar del accidente se presentó el comisionado mayor Roberto González Kraudy, jefe de Tránsito de la Policía Nacional, quien insistió en las recomendaciones de no conducir bajo los efectos del licor ni a exceso de velocidad.

“Este es problema atípico, hay tres muertos y tres lesionados, generalmente ocurre solo un muerto, pero ahora están ocurriendo tres, cuatro y hasta cinco muertos en un mismo accidente. Las causas de accidente continúan siendo exceso de velocidad, el licor y el giro indebido”, acotó.

 

"Esperamos que estas tragedias sirvan para reflexionar, aún con el Plan de Carretera que tenemos, están estas situaciones. Es un problema de actitud del conductor, hay un desprecio a la vida".

Comisionado Mayor Roberto González Kraudy.

 

545 Personas fallecidas por accidente de tránsito a nivel nacional contabiliza la Policía de Tránsito.

 

90 Por ciento de los accidentes fue por la ingesta del alcohol.

 

74 Por ciento de las personas fallecidas en accidentes fue en carreteras.