•  |
  •  |
  • END

MATAGALPA y MANAGUA

Bajo pronóstico reservado permanecen en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital “Fernando Vélez Paiz”, los hermanitos Cindy Hurtado Flores, de tres años, y Christopher Flores Ramírez, de siete, quienes sufrieron quemaduras al tomar fuego las paredes de la casa que habitan en el Barrio La Paz, en Waswalí, Matagalpa.

“El estado de salud de los niños es delicado, porque no sabemos cuál va a ser el desenlace”, afirmó el doctor Fernando Larios, subdirector de ese hospital infantil.

De los dos hermanitos el que está más grave es Christopher, porque tiene quemaduras de segundo y tercer grado en el 38 por ciento del cuerpo, subrayó el doctor.

El pequeño tiene quemaduras en casi la totalidad de la cara, cuello, tórax, miembros inferiores y ambas manos, puntualizó la fuente médica.

En lo que refiere a la niña, el fuego le quemó el rostro, el cuello y ambas manos, agregó el subdirector del Vélez Paiz.

Los dos hermanitos, desde su ingreso en los primeros minutos de la madrugada del lunes al centro asistencial capitalino, permanecen en la Unidad de Cuidados Intensivos.

La tragedia
La tragedia inició a las 8 y 20 minutos de la noche, cuando la candela que los padres de los niños, Gustavo Altamirano y Evelin Ramírez, habían dejado encendida, debido a que hubo un apagón, comenzara a quemar un televisor. Los pequeños se salvaron gracias a que la ciudadana Arlen Hernández Espinoza dio a viso a la Policía, que a su vez se comunicó con los bomberos.

Los miembros de la benemérita institución lograron sofocar el fuego y rescatar a los menores. Asimismo, verificaron que las llamas se extendieron con rapidez porque el techo de la vivienda era de plástico y las paredes de madera, sumado a que había mucho viento.