•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La jueza suplente Local Penal de Rivas, Lidia Marbely Hernández, admitió la acusación que por exposición de personas al peligro y lesiones graves, promovió la señora Ana Carolina Pizarro, en contra del sujeto que atacó a puntapiés a su hijo de 18 meses.

Primeramente la jueza no admitió la acusación por falta penal que la Policía Nacional presentó contra Fabricio Horacio Valenzuela, de 22 años, pero luego dio lugar a la segunda acción, presentada por el abogado de Pizarro, Alejandro González.

La evidencia principal es el vídeo que captaron las cámaras del hotel Pacha Mama, de San Juan del Sur, el 26 de octubre, en el barrio Pedro Joaquín Chamorro, donde Valenzuela se le acercó al niño que jugaba en la calle y sin motivo alguno le dio un puntapié en el abdomen, levantándolo por los aires.

ALEGATOS

El abogado defensor, César Baltodano, solicitó una medida alterna a la prisión para su representado, alegando que la cárcel es para delitos graves, y este, a su juicio, no lo es, además dijo que el dictamen médico forense refleja que la magnitud de “los daños no son graves, gracias a Dios”.

El referido dictamen detalla que el niño tiene tres excoriaciones en la mejilla izquierda y comisura labial, pero no requiere de intervención quirúrgica, ni puso en peligro la vida del pequeño, ni tampoco le dejará cicatriz visible.

La judicial desechó los alegatos del abogado, programó audiencia inicial para el 4 de noviembre y decretó la prisión preventiva al imputado, afirmando que sí hubo un delito grave “porque la víctima es un menor de 18 meses”.

 

"Producto de la agresión el niño perdió el conocimiento y convulsionó, y necesitó ser trasladado de inmediato al centro de salud”.

Ana Carolina Pizarro, madre del menor.