•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una mujer capitalina denunció ante la Comisión Permanente de los Derechos Humanos, CPDH, abusos de autoridad al haber sido supuestamente desnudada para hacer sentadillas de forma innecesaria durante una requisa en el Sistema Penitenciario.

El Nuevo Diario se comunicó con la oficina de relaciones públicas del Ministerio de Gobernación en busca de una respuesta a los señalamientos de la denunciante, pero nos dijeron que enviáramos nuestras preguntas a un correo electrónico y que en los próximos días darían una respuesta.

La denunciante es Gladdys Mejía, quien desde hace ocho meses visita a su compañero de vida, quien cumple una condena en la cárcel Modelo de Tipitapa, y el pasado miércoles, durante una visita conyugal, tras haber retirado un pase de acceso al recinto, fue apartada de la fila y conducida a un cuarto por una oficial.

“Siempre nos requisan y yo sé que es normal, y nadie se opone a una revisión, pero esta vez, una oficial chaparrita, que no sé su nombre, me ordenó quitarme el pantalón y me dio duro con una paleta en mis partes, después me ordenó quitarme el bikini y hacer 20 sentadillas desnuda”, denunció Gladdys.

La mujer manifiesta que se sintió ofendida en su integridad física y humana y asegura que otras mujeres no denuncian este abuso por temor a que tomen represalias contra sus compañeros privados de libertad.

Por su parte, Marcos Carmona, secretario ejecutivo de la CPDH, indicó que en esta institución hace un par de años denunciaron este tipo de abusos ocurridos en el Sistema Penitenciario.

“Cruel y humillante”

“En su momento parecía que se había corregido esta mala praxis, pero definitivamente esto es abuso de autoridad, es someter a nuestras mujeres a un trato cruel, humillante, inhumano, de tal manera que este tipo de métodos es una tortura física y psicológica”, expresó Carmona.

El activista de los derechos humanos dijo que mandarán una carta a las autoridades del Ministerio de Gobernación condenando y reprochando este tipo de abusos que se registran en las cárceles.

“Para requisar a una persona existen sobrados métodos y mecanismos tecnológicos, en los cuales no es necesario desnudar a una mujer, ni meterle algo en sus órganos genitales y tampoco es necesario ponerlas a hacer sentadillas desnudas, porque esos ya son tratos crueles e inhumanos”, reiteró Carmona.