•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Discrepancia en el entorno laboral, que luego pasó a los golpes, terminó en homicidio. El joven Jairo José Zamora Rayo, de 28 años, quien era fiscal de proyecto, recibió tres impactos de bala a manos presuntamente del subalterno Emiliano Apolinar Castro Díaz, de 49.

El hecho se dio este miércoles a eso de las 2:30 de la tarde, dentro de una empresa constructora ubicada en Las Colinas.

“Unos trabajadores estaban actuando mal y él (Zamora) les llamó la atención para que utilizaran los arneses, los cascos y los chalecos, porque son parte de las medidas de seguridad, y no hicieron caso; no era la primera vez que les llamaba la atención”, dijo Yader Cruz Urbina, pariente de la víctima y quien también laboraba en la misma obra.

Despidos

“Hubo discusión entre ellos y hasta se agarraron a los golpes, el hijo del sujeto que realizó los disparos hasta le intentó dar con garrote a Jairo, por eso despidieron a los dos sujetos; ellos se fueron, pero parece que el hombre (Castro) solo fue a traer su arma y regresó para dispararle a Jairo”, agregó Cruz Urbina.

“Los testigos dijeron que Emiliano tomó por sorpresa a Jairo, cuando estaba en una bodega; cuando se volteó el otro le salió con el arma y lo agarró a quemarropa, sin que nadie pudiera ayudarlo”, manifestó Benito Arce, cuñado de la víctima.

Zamora recibió dos impactos de bala en el abdomen y uno en el brazo derecho y, aunque fue trasladado con vida al hospital “Roberto Calderón”, falleció al ser intervenido quirúrgicamente.

“Estuvo en cirugía, le sacaron el bazo, parte del hígado, le fregó el páncreas, las vísceras, perdió cuatro litros de sangre en el traslado. Pedimos que se haga justicia porque eso no fue un homicidio, fue un asesinato, porque actuó con premeditación y alevosía”, dijo Cruz Urbina.

Molestos

La familia doliente manifestó estar molesta con la actuación del vigilante del proyecto, porque estando igualmente armado no hizo nada para defender a la víctima y capturar al victimario.

“Cómo no va a oír el vigilante los tres disparos de una pistola calibre 30 a 100 metros de distancia en donde él se encontraba, dónde estaba que no pudo enfrentar al hombre (Castro), cómo no pudo actuar si también estaba armado o bien hubiera cerrado los portones para que no huyera, no que se fue tranquilamente”, insistió Cruz Urbina.

La víctima no procreó hijos durante los tres años de matrimonio con Yessenia Arce, quien pidió que prevalezca la justicia.

El caso es investigado por el Distrito V de Policía; aunque Castro se dio a la fuga, se conoció que la noche del miércoles se entregó a las autoridades, quienes manifestaron que ampliarían la información en conferencia de prensa.

 

"Pido a la Policía que esclarezca el crimen, y el autor sea castigado con todo el peso de la ley".

Yessenia Arce, viuda.