• Matagalpa, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

La Policía investiga las circunstancia en que falleció una niña de dos años y cinco meses de nacida, cuyo cuerpo fue enterrado supuestamente por su madrastra, a unos trescientos metros de la vivienda, en medio de un pantano donde siembran malanga, para evitar que fuera encontrada.

El hecho mantiene alarmados a los habitantes de la comunidad Yasica Sur, en el sector de La Chocolata, municipio de San Ramón, donde la Policía Nacional detuvo a la mujer identificada como Maritza Azucena Lechado Castro, de 29 años.

Desamparo al nacer

La menor quedó huérfana a los pocos días de su nacimiento y fue criada por su progenitor Martín Aguilar, quien quedó con la tutela de los otros dos hijos, de 9 y 7 años de edad.

Lechado tenías apenas ocho meses de convivir en la casa de los menores, y la pequeña ya había alertado a los vecinos, de que la mujer la maltrataba.

El comisionado mayor Martín Solórzano, jefe policial en Matagalpa, informó que Lechado había reportado a la menor como desaparecida.

Incoherencia

"En su nerviosismo la mujer hasta dijo que temía que los duendes se hubieran llevado a la niña, también manifestó que la mamá (ya fallecida) la llegó a traer", dijo el comisionado mayor Solórzano.

“El domingo nos presentamos al lugar junto a una psicóloga, para que realizara un trabajo psicosocial, pero fue hasta las seis de la tarde que se determinó que la menor había fallecido, cuyo cuerpo fue encontrado a unos 300 metros de la casa, en un pantanal donde siembran malanga", manifestó el jefe policial.

“Como la mujer se vio sin salida, al final confesó que la había 'enterrado' por miedo a la reacción del papá de la pequeña. Según ella, iba a bañar a la niña pero la encontró dormida en una banca, y al comprobar que estaba muerta, por temor la enterró", agregó el mayor Solórzano.

El cuerpo de la niña fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, para determinar las causas de su muerte.