•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La menor de dos años y cinco meses de nacida, que el fin de semana fue enterrada por su madrastra Maritza Azucena Lechado Castro, de 29 años, en un pantano de la comunidad Yasica Sur, municipio de San Ramón, fue asesinada. Así lo detalla el dictamen médico legal.

"Hay indicio de mano criminal, la niña falleció por trauma craneoencefálico severo producido aparentemente con un objeto contuso", informó el comisionado mayor Martín Solórzano, jefe policial departamental.

"La mujer (Lechado) al momento que brindó declaraciones en la Policía, admitió que había golpeado con la mano a la menor, en la cabeza", agregó el jefe policial.

Aún están pendientes los resultados de los exámenes patológicos y toxicológicos que se realizaron al cuerpo de la menor en el Instituto de Medicina Legal, en

Managua.

A audiencia

La Policía Nacional informó que el expediente policial ya fue remitido al Ministerio Público, por lo que esperan que la audiencia preliminar por el delito de asesinato se realice hoy miércoles.

La detenida argumentó al inicio de las investigaciones que "temía" que la menor hubiese sido "raptada por un duende" o bien que se la hubiera "llevado su progenitora", quien falleció a los pocos días de nacer la menor.

Según investigaciones policiales, Lechado tenía apenas ocho meses de convivir en la casa de los menores, ya que conoció a Martín Aguilar --padre de la víctima y de otros dos menores de 9 y 7 años--, en Costa Rica.

La detenida reportó a la Policía que la pequeña había desaparecido, pero hasta el sábado 8 de noviembre, aunque desde el pasado miércoles la buscaban los vecinos y el progenitor.

Los lugareños están extrañados del actuar de Lechado, quien parecía ser "cariñosa" con los menores, hasta los llevaba a pasar consulta al centro de salud de la localidad y en más de una ocasión expresaron que "era difícil encontrar una madrastra que diera amor a los hijos ajenos".

 

La infante había revelado a sus vecinos que su madrasta la maltrataba e incluso el progenitor ya estaba sospechando que existía violencia.