•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los familiares maternos de un niño de 9 años y de una niña de 6, no pudieron contener las lágrimas al escuchar el fallo de culpabilidad por el delito de abuso sexual en concurso real del delito de violación agravada y violencia psicológica leve dictada en contra del progenitor de los menores, de 32 años.

La juez Socorro López, del Juzgado Especializado en Violencia de Masaya, al valorar las pruebas, y una vez escuchados los alegatos finales de las partes, consideró que la prueba de cargo incorporada en juicio oral y público fue suficiente para destruir el principio de inocencia que por mandato constitucional cobija al acusado.

“Consecuentemente esta autoridad judicial declara culpable al acusado por ser el autor directo de violación agravada”, dijo la judicial, quien además, mantuvo como medida cautelar la prisión preventiva hasta pronunciarse en sentencia, la que será leída el próximo 25 de noviembre de este año.

Debate de pena

La fiscal Martha Castillo solicitó 15 años de prisión por cada una de las víctimas, es decir, un total de 30 años de prisión, ya que las víctimas son sus dos hijos.

Al consultarle al abogado defensor del acusado, este mencionó que no estaba obligado a brindar ningún tipo de declaración.

En la relación de hechos detalla que los menores perdieron a su progenitora de una manera violenta, ya que el 7 de junio de 2010, fue asesinada de cinco cuchilladas en el cuello y dos en el brazo, a manos de Carlos Montenegro, alias el “Pintor”, quien hostigaba a la joven que tenía 29 años, cuando fue ultimada.

La tutela de los menores le fue concedida a una tía materna, pero el condenado llegaba los fines de semana a traer a sus hijos y en días de semana los llegaba a dejar y a traer al colegio.

Descubren abusos

Sin embargo, fue a inicios de 2013 que el procesado realizó actos lesivos en contra de sus hijos, y el Día del Padre lo celebró con ellos y abusó al niño mayor, a quien le había dicho: “Si le decís algo a su tía, te pego”.

La última vez que el condenado abusó de su hijo fue en diciembre, los llevaba a su vivienda, donde consumaba el delito, hasta que fue denunciado.

La tía materna dijo sentirse satisfecha con la decisión de la juez, “Este hecho es lamentable, los niños perdieron a su mamá y después comenzaron a ser víctimas del ser que los procreó. Esto fue un verdadero calvario para los menores. Esperamos que sea castigado con todo el peso de la Ley, esperamos que la jueza le dé los 30 años de prisión que solicitó la fiscal”, dijo la pariente.

 

30 años de prisión solicitó la representante del Ministerio Público para el acusado.