• Masaya, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Pablo Manuel López Pereira, acusado por la Fiscalía, de los delitos de asesinato y robo en perjuicio de la abogada María Esperanza Parales Rugama, fue remitido a juicio oral y público para el 21 de enero del 2015.

La juez Claudia María Munguía Payán, del Juzgado de Distrito Penal de Audiencias de Masaya, mantuvo la prisión preventiva contra López, quien andaba prófugo y fue acusado de ser el autor intelectual de los hechos.

También fueron procesados Wilmer Efraín Castiblanco Rivera y Edmundo Eduardo Flores Miranda, quienes ya purgan condena.

PRUEBAS

Entre las pruebas aportadas, señalan que los acusados planearon el atraco en noviembre del 2012.

“Los acusados se reunieron en varias ocasiones para preparar el robo contra la litigante María Esperanza Parrales Rugama, (q.e.p.d). Pablo Manuel facilita una pistola a Wilmer Efraín, para que la llevara consigo, sin embargo, este le manifiesta que no la sabe manejar, por lo que Pablo Manuel le responde que no se preocupara, que era únicamente para intimidar”, detalla el libelo acusatorio.

“Pablo Manuel le dice que busque a otra persona para que lo apoye; así es como se une Edmundo. El 21 de diciembre, Wilmer Efraín y Pablo Manuel se dirigen a la casa de Edmundo, en el barrio Monseñor Lezcano, Managua, para saber a qué hora realizarían ‘el trabajo’, y ese mismo día, a las 6:30 pm, se dirigieron a Veracruz, Nindirí, Masaya, a casa de la víctima”, detalla la acusación.

15 a 30 años de prisión es castigado el delito de asesinato en Nicaragua.

Los hechos

Sorprendida • Cuando la víctima llega a su casa en la camioneta Toyota blanca, placas M-122089, con su hija María José Bustamante, de 26 años, los acusados ya estaban dentro de la vivienda y se apropiaron de los objetos de valor.

“María José se baja a abrir el portón y es sorprendida por Edmundo, quien le tapa la boca, y Wilmer le dice que la intimide con el arma de fuego. María Esperanza cierra el portón del garaje y al dirigirse a la puerta principal, es intimidada por Pablo y Edmundo, con un cuchillo”.

“Mientras Bustamante es llevada al garaje, donde la obligan a encender la camioneta, pero no pudo porque hacía falta un beeper. La víctima intenta auxiliar a su hija y es cuando Pablo Manuel le da las dos estocadas que le arrebataron la vida”, concluye la relación de hechos.