•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Dicen que hace rato lo andaban persiguiendo por la moto, pero no les bastó con quitársela, sino que lo mataron”, comentó apesarada Iraima Vásquez, quien lavaba la sangre que su vecino, Ángelo Meza Rodríguez, de 24 años, dejó sobre el andén donde fue asesinado en el barrio Hialeah, a eso de las 8:45 pm del 8 de diciembre.

La víctima circulaba con su esposa, Marjorie del Carmen Orozco, de 23 años, a bordo de una moto, casi nueva, Yamaha IBR 125, y solo le faltaban 30 metros para llegar a su casa, cuando notó que dos sujetos iban detrás de él en una motocicleta negra sin placa, con franjas rojas y plateadas en el tanque.

A QUEMARROPA

En ese momento el joven se detuvo para dejarlos pasar, pero la moto se le estacionó a la par y el pasajero, un tipo de tez blanca, delgado, le disparó a Meza a quemarropa en el costado izquierdo, presumiblemente con una pistola calibre 38.

“Como la muchacha va aga-rrada de la cintura de su esposo, el tiro le traspasa la mano, le da al cuerpo de él, caen al suelo; luego se escucha una segunda detonación, y efectivamente la hay, porque el cuerpo tenía tres orificios”, confirmó una fuente del Distrito I de Policía que investiga el homicidio seguido de robo con intimidación y lesiones.

La fuente indicó que la investigación va por buen camino y no pierden el optimismo, pero ni los testigos ni la joven víctima lograron verles la cara a los homicidas, porque nunca se quitaron los cascos. No obstante, describieron al que conducía la moto, como delgado y bajo. Este usaba una chaqueta negra.

FALTA VIGILANCIA

Cerca del sitio donde cayó Ángelo quedaron tiradas una caja de pizza y las gaseosas que había comprado para cenar con su esposa, a quien fue a traer a Metrocentro, donde ella trabaja en una tienda por departamentos.

“Aquí había vigilancia privada, pero la gente dejó de pagar y eso hizo que se desatara la inseguridad, aquí era sano, nunca se había oído de ningún asesinato… (Ángelo) era un chavalo excelente, trabajador”, se quejó por su lado una jueza suplente que es amiga de Margarita Rodríguez Espinoza,quien regresó al país ayer para las honras fúnebres de su vástago.

Por su parte, Douglas Vargas dijo que su familia está devastada por lo que le pasó a su sobrino, porque “prácticamente lo mataron frente a su casa”.

“La justicia no se pide porque ya está establecida en este país, simplemente hay que ejecutarla”, agregó.

Angelo Meza trabajaba para una institución financiera, era cristiano, no tenía vicios y vivía con su esposa, quien ayer fue sometida a una operación en un hospital público, donde se recupera de la herida en la mano.

 

Dos homicidios más

OCULTO•  El productor José Ángel Montenegro, de 45 años, fue asesinado de tres tiros por un sujeto vestido de camuflado y armado de un fusil AK, en la comarca El Congo, ubicada al norte de Matiguás.

La Policía investiga el crimen, pero nadie le vio el rostro al homicida, quien ocultó el rostro y huyó.

En tanto que en Masaya hubo otro homicidio en el que el autor sí está identificado, porque se entregó después de cometerlo: se trata de Luis Paul Díaz, alias “Kilombo”.

Díaz mató a José Luis Reyes “El Mancho”, de una puñalada en la yugular, porque le pidió un trago de licor, en el barrio Héroes y Mártires, el fin de semana, informó el comisionado Marlon Sevilla, jefe de la Policía del departamento.