Gilberto Ariel Artola
  •   Bilwi  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las tragedias parecen no tener fin en alta mar. La noche de este lunes arribó al muelle de la ciudad de Bilwi, el cuerpo del buzo Alex Morfy Bermúdez, quien se suma a la extensa lista de buzos que han fallecido por el síndrome de descompresión, enfermedad que se presenta cuando los buzos se introducen a gran profundidad y por prolongadas horas sin respetar las normas establecidas para el buceo; algunos quedan parapléjicos y otros mueren al salir a la superficie.

Lo anterior fue informado por el teniente de navío Lenín Amador, jefe de la Base Naval de Puerto Cabezas, quien precisó que el infortunado buzo era de nacionalidad hondureña, y su cuerpo fue trasladado hacia su país, la madrugada de ayer, tras ser recibido por sus familiares.

Morfy Bermúdez formaba parte del equipo de buzos a bordo de la embarcación Lady Di III, propiedad del empresario Alberto Woo, cuya autorización de zarpe fue bajo estrictas medidas de parte de las autoridades, sin embargo, se investiga si más personas abordaron la nave tras su zarpe, pues el fallecido no aparece en la lista autorizada.

Listas provisionales

Por su parte el empresario Woo, dijo que ellos estaban autorizados para llevar 25, y solo zarparon con 24, debido a que varios de ellos el día del zarpe no aparecen, por lo que deben reemplazarlos.

“Hay una pequeña confusión, nosotros debemos presentar la lista antes de la salida de los barcos, que es los van a salir tentativamente, pero a última hora esta lista sufre una serie de cambios, porque cuando damos el adelanto a los buzos, algunos no se presentan y los remplazamos porque no salen a trabajar”, explicó el empresario de la pesca.

Woo aseguró que tras el zarpe, el capitán tiene tres días antes para reportar a la base naval los cambios sostenidos por esta situación. “En el caso de Alex Morfy Bermúdez, él no estaba en la lista inicial, sin embargo, en la segunda que reportamos sí estaba y él cuenta con su seguro como manda la ley”, afirmó.

“Él estaba trabajando a entre 70 y 80 pies promedio, no era ni muy hondo que se diga, algún suceso u otra situación y el muchacho, pues, falleció. Nosotros de inmediato lo reportamos a las autoridades y enviamos una panga a recoger el cuerpo, del mismo modo suspendimos las actividades porque sus compañeros lo querían acompañar”, añadió.