•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con dos homicidios, un electrocutado y un intoxicado con alcohol despuntó Nueva Segovia, los primeros tres días del Año Nuevo, en el registro de muertes no naturales, según reportes de la Policía Nacional.

Hugo Rolando Castillo, de 22 años, fue ultimado de un solo disparo de revólver calibre 38, al mediodía del sábado último, en la comarca Yaulí, jurisdicción del municipio de Jícaro.

Según testigos, el supuesto autor Juan Cálix Calderón, de 60 años, a bordo de un caballo se acercó a una pulpería, realizando disparos con su arma calibre 38, a la vez que vociferaba amenazas de muerte contra el joven Castillo y al cuñado de este, de nombre Holvin.

HOMICIDA GRAVE

Florencia Herrera Olivera, dueña de la pulpería, dijo que los jóvenes compraban, cada uno, medio paquete de cigarrillos. “Y cuando salieron de adentro, él (Cálix Calderón) ya los esperaba en el patio y los persiguió con el arma”, declaró.

Según su relato, los dos jóvenes se corrieron a otra casita de más arriba, donde fue alcanzado por el presunto homicida, quien solo utilizó el último proyectil para segar la vida del muchacho, quien no pudo defenderse con un machete que portaba.

En ese instante, su cuñado, Holvin, retomó el arma blanca, con el que lanzó varios filazos a Cálix Calderón, quien fue alcanzado con graves cortaduras en el cuello y en un brazo y está hospitalizado en Ocotal.

LO MATARON

Pablo Apolinar Calero, de 75 años, fue muerto de una estocada de arma blanca en la tetilla izquierda, la tarde del 1 de enero, a manos presuntamente de Lenín Adrián Calero, capturado y en manos de la justicia. La reyerta sangrienta ocurrió en la comarca Los Llanos, municipio de Mozonte, sobre la carretera hacia Jalapa.

ELECTROCUTADO

También el 1 de enero, Luis Eduardo García Jiménez, de 30 años, perdió la vida en la comarca Loma Fría, municipio de Dipilto, cuando cortaba las ramas de un árbol, las cuales estaban energizadas por unas líneas de distribución eléctrica.

Y la mañana del domingo último, fue encontrado el cadáver de Ernesto Rodríguez Corea, de 64 años, en avanzado proceso de descomposición, en su casa de habitación, en el barrio Santa Ana de la ciudad de Ocotal, donde vivía solo.

SE LO LLEVÓ BACO

Según el médico forense, la muerte de Jorge Calderón Gutiérrez, habría ocurrido en la madrugada del 1 de enero. Agregó que el fallecimiento fue por intoxicación etílica y bronco aspiración. Vecinos del ahora occiso dijeron que lo habían conocido como un tomador consuetudinario.

Desgracia en Masachapa

Mientras tanto, en el balneario de Masachapa, 60 kilómetros al sur de la capital, la alegría de una familia se convirtió en dolor, al perecer ahogado Oscar Antonio Hernández.

La familia de Hernández se percató de su deceso cuando un primo les alertó de que el cuerpo sin vida de Oscar era sacado del estero de Masachapa por pescadores de la zona.

El joven ahogado era originario de San Juan de La Concepción, Masaya, donde anoche se realizó su velorio.

Dos muertes más sobre el asfalto

MÁXIMO RUGAMA Y ERNESTO GARCÍA

ESTELÍ - MANAGUA / Dos hombres perdieron la vida en accidentes de tránsito ocurridos en Estelí y Managua, y un tercero pereció ahogado en Masachapa, al finalizar las vacaciones de Navidad y Año Nuevo.

En Estelí, a la altura del kilómetro 144.5 de la Carretera Panamericana Norte, se produjo el fatal accidente donde pereció Leónidas Amílcar Flores Molina, de 30 años.

Flores perdió la vida en la primera tragedia automovilística de la madrugada domingo, al quedar prensado en la cabina del vehículo Toyota, rojo, placas 001-184.

La tragedia aconteció cuando el vehículo conducido por Flores fue impactado por el vehículo Hyundai, azul, matrícula M198-251, manejado por Marlon Rugama Pinell.

Según informó la Policía, Rugama conducía a exceso de velocidad y ebrio; se mostró alterado al ser arrestado y vociferaba contra la víctima que yacía inerte sobre la vía internacional, refirieron testigos de la tragedia.

Otro motociclista

La segunda desgracia de la madrugada del domingo aconteció en Managua, frente a la legendaria Tribuna Militar, donde pereció el motociclista Norman Parodi Bolaños, de 20 años.

El joven motociclista pereció al estrellarse con su vehículo matrícula M-93707, contra la camioneta Ford, placas 055-629, propiedad de Denis Hernández Martínez.

Hasta la tarde del domingo las autoridades de la Estación Uno de Policía no daban a conocer la causa del fatal accidente donde perdió la vida Parodi.

En la primera semana de 2015 se reportan, desde distintos puntos del país, fallecidos por accidentes de tránsito, asesinatos y homicidios