•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una pareja integrante de una presunta banda delictiva denominada “La Clave” está detenida en el Distrito V de Policía, luego de que uno de ellos protagonizara, junto a otros tres sujetos --que se dieron a la fuga-- un intercambio de balas con las autoridades.

La persecución inició, según la Policía, luego de que los individuos fueran sorprendidos forzando la puerta de una vivienda ubicada en un residencial en Ticuantepe.

“Una vecina alertó a la Policía que los tipos intentaban robar en la vivienda y dio las características de la camioneta Hilux gris, y la placa M-218119 que portaba no corresponde al vehículo en que se movilizaban, por lo que de inmediato se realizó un operativo y sobre la carretera Masaya-Managua en el kilómetro 13 se ubica el vehículo”, informó el subinspector Bismarck Jiménez, jefe de secretaría de la Quinta delegación policial.

Caso omiso

“Se le da la orden de alto y los sujetos hacen caso omiso y abren fuego contra los agentes, por lo que los uniformados responden, afortunadamente nadie resultó lesionado. Cerca de la iglesia de Santo Domingo los tipos se bajan del vehículo y se internan en un predio montoso y solo se logra la captura de uno de los sujetos”, agregó el subinspector Jiménez.

El detenido fue identificado como Otoniel Efraín López José, de 33 años, quien supuestamente conducía el vehículo, e Irela Aurora Briones, de 32, quien aparentemente era quien les rentaba los automotores desde el mes de noviembre.

Lo ocupado

Televisores plasmas, computadoras portátiles, tableta electrónica, entre otros electrodomésticos, diversas joyas y herramientas para forzar viviendas, como “pata de chancho”, sombrillas, martillos, mazos, destornilladores, entre otros.

“¡Tengo mi frente en alto, nunca he robado, nunca he caído presa!, todo fue por ganarme unos centavos”, alegó Briones, quien manifestó que conoció a los individuos por medio de una amiga. Ella habita en una urbanización capitalina.

“No los conozco, no sé quiénes son ellos (los demás involucrados)”, se limitó a decir López, quien habita en el barrio San Carlos, de Masaya.