•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El abogado Orlando Antonio Marín fue declarado culpable por los delitos de amenazas e intimidación en perjuicio de su esposa Angélica Campbell Benavides, estudiante del tercer año de Medicina, quien debido a esa situación se vio obligada a dejar las aulas.

El proceso se ventiló en el Juzgado Especial de Violencia, a cargo de la doctora Lesbia Tinoco, quien encontró pruebas suficientes para declararlo culpable de los delitos imputados.

Tipifican

Aunque la Fiscalía acusó a Marín por el delito lesiones psicológicas en perjuicio de Campbell, el psiquiatra forense Nelson Guillermo Lanzas no encontró daños en la víctima, por lo que la jueza Tinoco cambió la tipificación de los delitos, por amenazas e intimidación.

Belky Reyes, de la Red de Mujeres Contra la Violencia, criticó el actuar del psiquiatra Lanzas, a quien señaló de “prestarse a servir como testigo del acusado, lo que desdice de su ética”, argumentó.

Reyes aseguró que preparan un documento para dirigirlo a la Dirección del Instituto de Medicina Legal, IML, y enviarán copia al diputado Carlos Emilio López, a la portavoz del Gobierno y primera dama Rosario Murillo Zambrana, así como a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos, OEA, solicitando la destitución del galeno y además piden que sea procesado legalmente.

¿Revictimización?

Las integrantes de la RMV señalan que el psiquiatra revictimizó a Campbell y supuestamente hasta le cambió el nombre en el dictamen médico legal que emitió.

“Hizo gala de una serie de títulos con los que asegura cuenta, en un claro intento de restar importancia a los dictámenes de los especialistas emitidos antes y a los señalamientos que hizo la Fiscalía contra el reo. Es penoso que un funcionario público se preste a esto, y lejos de declinar aceptó ser testigo del reo”, acotó Reyes.

El Nuevo Diario buscó la versión del facultativo para conocer su punto de vista, pero no fue posible.

El Ministerio Público señala en la acusación que la víctima sufría violencia verbal y psicológica desde el noviazgo y continuó durante los siete años de vida matrimonial.

La dama aseveró que dejó de estudiar el tercer año de Medicina, debido al maltrato que recibía de Marín Briones.

“Ha sido un fallo minúsculo en comparación con lo que yo he sufrido, pero lo más importante es que se demostró que realmente Orlando actuaba como un monstruo contra mi persona”, acotó la víctima.