•  |
  •  |
  • END

Por falta de tres testigos, incluyendo a la forense Ernestina Cuadra, la juez Tercero Penal de Juicio, Rosario Peralta, suspendió el juicio oral y público para Mario Alexis Bodán, alias “El Buda”, enjuiciado por el homicidio de Luis Leonel Fletes, de 23 años, cuyos amigos y familiares aseguraron que la víctima les dijo antes de morir que fue el acusado el que le disparó.
Sin embargo, la defensa, Xavier Chavarría, restó importancia a lo que dijeron los testigos diciendo que “es su palabra contra la de su cliente”, porque hasta ahora ninguno de los llamados a declarar ha sido capaz de decir que fue Bodán el que disparó.
Una hermana de la víctima señaló ante la juez que Luis Leonel le dijo en el hospital, antes de morir, que quien le disparó es alguien apodado “El Buda”, de barba, con el cuerpo tatuado y con dientes de oro, pero la defensa dijo que su cliente no tiene metal en los dientes, por lo que una inspección en la boca del acusado bien lo podría salvar.
Otro testigo señaló que el día de los hechos (cinco de agosto), un grupo de amigos estaba reunido frente a una casa, ubicada cerca de la Iglesia Guadalupe, en Monseñor Lezcano, contando que Fletes y otros no le habían pagado la carrera al taxista, momento en que se apareció un vehículo azul, desde donde un hombre, presuntamente “El Buda”, disparó ocho veces. “El ahora occiso mencionaba a ‘El Buda’, pero yo no lo vi”, apuntó el testigo que a preguntas de la defensa reiteró que sólo Fletes dijo eso, pese a que en el lugar y hora de los hechos, estaban siete muchachos.
El abogado capitalizó este testimonio y señaló que hasta ahora ha habido otras contradicciones en los testigos de la Policía, porque mientras unos dicen que hicieron reconocimiento del reo en fotos, porque “El Buda” estaba siendo investigado por unas lesiones, otro dijo que las fotos con la que dos testigos reconocieron al sospechoso fueron hechas con posterioridad al homicidio.
Además, el abogado señaló que hay contradicciones en cuanto al tipo de arma sometida a peritaje y la que realmente se usó en el crimen, también hay controversia en cuanto al modelo del taxi y las características que realmente mencionaron los testigos a la hora de hacer el reconocimiento fotográfico del sospechoso.
Pero para don Leonel Fletes no hay ninguna duda de que quien disparó contra su hijo fue “El Buda”, a quien Luis Leonel Fletes conocía muy bien porque vivía en el barrio del cual huyó rumbo a Estados Unidos, sitio de donde fue deportado. Pidió justicia y un fallo de culpabilidad para el señalado, no obstante, será hasta el 17 de diciembre que el juicio continuará.