Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Por medio de dos intérpretes del lenguaje de señales, Luis Carlos Rivas, de 22 años, quien no escucha ni habla, le dijo al juez Julio César Arias, que él no andaba cuchillo ni le ha robado nada a nadie, como dice la acusación que la Fiscalía promovió en su contra ayer, por la supuesta coautoría de robo con intimidación agravado.

El escrito que la Fiscal Blanca Rosa Calero presentó ante el juez Quinto Penal de Audiencias revela que el once de noviembre supuestamente Luis Carlos, conocido como “El Mudo”, y Donald Vargas Espinoza, alias “Choreja”, llegaron a la tapicería de don Douglas Antonio López, ubicada de “La Caimana”, del Mercado Oriental, una cuadra al oeste y 20 varas al sur, para amenazar a su víctima con cuchillos y despojarla de una cadena de oro valorada en 2,000 córdobas y de un anillo, y después huyeron.