•  |
  •  |
  • END

Después de tres días de angustiosa búsqueda, los familiares del comerciante William Wong Rodríguez, de 53 años, dieron con su paradero, pero en las gavetas de la morgue del Hospital “Lenín Fonseca”.

Aparentemente Wong fue atropellado mortalmente por un automóvil cuyo conductor se dio a la fuga la madrugada del sábado, cuando salía del concierto de Los Tigres del Norte. Sus parientes no descartan que haya sido víctima de criminales.

Wong fue llevado en estado inconsciente al Hospital “Roberto Calderón”, donde los médicos le descubrieron un trauma craneal severo, razón por la cual ordenaron su traslado al “Lenín Fonseca”, donde ayer expiró en horas de la madrugada.

Según los parientes de la víctima, extrañamente ni en la Estación Cinco de Policía, ni en el hospital donde falleció, les informaron de la existencia de una persona desconocida accidentada.

Antes de los hechos, Wong tuvo desperfectos mecánicos de última hora en su automóvil, pero eso no lo detuvo de ir al concierto de sus ídolos, Los Tigres del Norte, porque se regresó a su casa ubicada en el barrio “Rubén Darío”, para dejar el automotor, luego abordó un taxi para iniciar su viaje sin retorno, recordó uno de sus familiares.

Roban prendas
Miriam Rodríguez, hermana de la víctima, denunció que nadie les da razón de los anillos, esclava y una cadena de oro que siempre lucía su consanguíneo.

De los ocho anillos que exhibía el hombre de negocios, sólo aparecen cuatro dijo un amigo de la víctima, quien acompañó a la familia doliente a retirar el cadáver de la morgue del centro asistencial donde murió.

Familiares y amigos de William Wong Rodríguez afirman contar con el relato de un testigo que asegura haber visto a un policía quitarle sus alhajas a la víctima, antes de que éste fuera traslado al Hospital “Roberto Calderón”, donde fue llevado inicialmente.

Cae en zanjón
En la carretera nueva a León, muy cerca del municipio de Mateare, el chofer de un carro Hyundai amarillo falleció a consecuencia de un accidente de tránsito.

El accidente se produjo cuando el chofer y dueño del automóvil trató de capear a un imprudente peatón, por lo que se salió de la vía, para luego estrellarse contra un mojón, y finalmente fue a dar al zanjón.