Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Veredicto aberrante
En un veredicto calificado como “aberrante” por el Ministerio Público, un tribunal de jurados declaró no culpable a Elí Alberto Rayo Rivas, acusado de haber propinado un garrotazo en la frente al niño Carlos Missael Luna Rayo, quien permaneció varios días en estado de coma en el Hospital “La Mascota”, y todavía tiene pendiente una operación de alto riesgo por los daños neurológicos que sufrió.

El mismo tribunal de jurados declaró no culpable a Luis Alberto García Meza, quien participó en la planificación del fallido crimen, motivado porque la mamá del niño rechazó las pretensiones amorosas de su pariente.

Ni el testimonio del testigo clave, Alexander Rojas, pudo convencer a los jurados, pese a que dijo durante la audiencia pública que Elí Alberto Rayo fue quien planificó la emboscada, pero que no le pudo ver el rostro al momento de la acción criminal, porque éste lo llevaba cubierto con una capucha.

Acusado tiene coartada
La defensora pública María José Vanegas reveló ayer en el Juzgado Sexto Penal de Juicios de Managua que tiene dos testigos que saben que el día que balearon al cambista Edwin Domingo Rayo, en la esquina opuesta al Jardín del Calzado en el Mercado Oriental, el acusado Luis Iván Rodríguez Urbina estaba en León, sitio donde vivía desde dos meses antes de que ocurriera el hecho. Rodríguez está acusado por la supuesta coautoría del delito de robo con intimidación con resultado por la muerte del cambista, quien el 27 de febrero de este año estaba vendiendo y comprando dólares en el mercado, cuando llegó el acusado junto a tres sujetos.

Supuestamente, intimidaron a la víctima con armas de fuego, y como opuso resistencia, uno de los asaltantes le disparó por la espalda, provocándole la muerte, el dos de marzo de este año.

Según la acusación que la fiscal Ana Elí Ordóñez presentó en el juzgado, Rodríguez amenazó con arma al testigo que quiso auxiliar al cambista, y luego, cuando éste ya estaba herido en el suelo, lo despojó del canguro donde portaba 94 mil córdobas y 2,400 dólares.

El juicio arrancó este lunes, pero por la no comparecencia de varios de los testigos de cargo, se suspendió y continuará el 17 de diciembre.

Mandan a juicio al que baleó a cambista
La juez Octavo Penal de Juicio de Managua, Karla García, admitió todas las pruebas que el fiscal Enrique Sándigo presentó para acreditar que Efraín José Chacón, de 27 años, le disparó en la parte trasera de la oreja derecha al vendedor y comprador de dólares, Pedro Joaquín Espinoza, de 57 años, para despojarlo de 14 mil 600 córdobas.

Según el dictamen médico legal que la Fiscalía presentó ayer, la bala fracturó la mandíbula de la víctima y se le alojó en el tejido blando del cuello, poniendo en peligro la vida del perjudicado.

Los hechos ocurrieron frente a Enabás, el 28 de noviembre al mediodía, cuando el imputado se le acercó al cambista con un revólver calibre 38, le pidió el dinero, pero como éste se opuso le disparó, no obstante fue capturado por el sector de “El Novillo”, en el Mercado Oriental, cuando huía en un taxi.

Las autoridades le encontraron el dinero robado y la pistola que aparentemente usó en el atraco. El juicio para Chacón quedó programado para el próximo 23 de enero de 2009, y mientras llega esa fecha el acusado deberá permanecer en prisión preventiva.

Víctimas de violador dicen que también es brujo
Dos de las cuatro “ovejitas” que supuestamente fueron violadas por un pastor evangélico de apellido Picado, en Ticuantepe, meses atrás, declararon ayer ante el juez Séptimo Penal de Juicios de Managua, Octavio Rothschuh, que ellas tenían miedo de no hacer lo que su “líder” religioso les ordenaba “para sacarles los gusanos del cuerpo”, porque lo habían visto hacer hechicerías con un muñeco, el cual en una ocasión les colocó debajo de la cama, confirmó la fiscal Zeyla Buitrago, quien solicitó que la audiencia fuese en privado, sólo con la presencia de las partes, dada la naturaleza del delito. La vista se suspendió al mediodía, pero continuará el 15 de diciembre a las doce del día.