•  |
  •  |
  • END

Consecuencias más sangrientas aún son las que dejó la muerte de un productor, pues poco después de que un supuesto delincuente era aniquilado y un uniformado resultaba herido de gravedad, durante la persecución montada por la Policía contra los autores del primer crimen, en el poblado de Ubú Norte, municipio de Paiwas, Región Autónoma del Atlántico Sur.

El primer hecho fue un homicidio, que se dio cuando de tres disparos en diferentes partes del cuerpo fue ultimado el ciudadano Adán Vidal López González, de 35 años, cuando se dirigía a su casa, ubicada en la localidad en mención.

Salió de un bar
Las primeras investigaciones realizadas por la Policía Nacional señalan que López González había estado tomando licor en el bar Los Cocos, pero a eso de las dos y media de la madrugada decidió irse a descansar a su casa. En el camino, un grupo de desconocidos lo atacó a balazos hasta quitarle la vida.

Los delincuentes, que hasta ese momento no habían sido identificados, realizaron varios disparos contra la víctima. Tres impactaron al productor, uno en el costado izquierdo y dos en el abdomen, luego los antisociales se dieron a la fuga mientras los vecinos del lugar trasladaron aún con vida al herido al centro de salud de la localidad, pero falleció antes de llegar al centro asistencial.

El informe de la Policía Nacional asegura que con la finalidad de brindarle seguridad a la población, una patrulla bajo el mando del capitán Francisco Rodríguez, jefe de la Policía de Bocana de Paiwas, dio persecución al grupo de asesinos, pero al llegar a la finca del productor José González, ubicada en la Comarca Banderita, los delincuentes fueron avistados en unos potreros.

Al descubrir que la Policía los perseguía, los sospechosos comenzaron a disparar en contra de la patrulla, y los uniformados respondieron al fuego.

En el enfrentamiento murió uno de los antisociales, del que hasta el momento se desconoce su nombre, por lo que el cadáver fue trasladado a la morgue del Complejo Judicial, donde permanecerá hasta ser identificado y retirado por sus familiares.

En tanto el policía Raúl Herrera Hernández, de 34 años, recibió un disparo en el abdomen y otro en el costado derecho, por lo que fue trasladado de emergencia al Hospital “Carlos Roberto Huembes”, del Ministerio de Gobernación, situado en Managua, donde su estado es delicado.

¿Por qué heridas de arma blanca?
La médico forense que atendió el caso señaló que el supuesto antisocial recibió siete impactos de bala en diferentes partes del cuerpo, pero además presentaba varias heridas de arma blanca en el pecho, lo que llena de dudas la versión policial, puesto que las lesiones no coinciden con los hechos narrados oficialmente.

La Policía continúa con las investigaciones para tratar de capturar a los demás miembros de la banda que mató a Adán Vidal López González en el municipio de Paiwas, pero hasta el momento no hay rastro seguro.