•  |
  •  |
  • END

No habían pasado ni cinco minutos desde que la juez Segundo Penal de Audiencias, María Concepción Ugarte, decretó la prisión preventiva para tres extranjeros por la supuesta autoría del delito de tráfico de migrantes ilegales, específicamente de niños, cuando la guatemalteca Sonia Celeste Magaña cayó desmayada por un bajón en el nivel de azúcar en la sangre.

Magaña fue capturada el ocho de diciembre, junto al salvadoreño Marlon Iván Cornejo y al guatemalteco Mario Monterrosa Ruiz.

Según la acusación, los extranjeros se dedican a traer a Nicaragua a ciudadanos guatemaltecos, salvadoreños y hondureños, para luego llevarlos a Estados Unidos.

Monterrosa y Cornejo ingresaron a Nicaragua el siete de diciembre por el puesto fronterizo El Guasaule, conduciendo dos vehículos, una camioneta blanca y una Van negra, respectivamente.

En el primer vehículo venían tres niñas y un niño, y en el segundo Magaña con cinco mujeres, una de las cuales pretendía viajar a Estados Unidos, mientras que las otras venían a Nicaragua únicamente para cerciorarse de que los niños llegaran a “Gringolandia”, dado que habían pagado 7,500 dólares per cápita.

El escrito acusatorio explica que para no despertar sospechas a la hora de entrar al país, el acusado Monterrosa presentó en la frontera los pasaportes guatemaltecos de los niños, aparentando un vínculo familiar que no existía, para lo cual supuestamente alteraron los verdaderos apellidos de los menores.

Los extranjeros y su “carga” se alojaron en las habitaciones 24, 25 y 26 del Hotel Agualcas, las que fueron pagadas en efectivo por Cornejo.

La Fiscalía explicó en la acusación que al día siguiente, es decir, el ocho de diciembre, Sonia Celeste Magaña le entregó a dos de las niñas dos pasaportes guatemaltecos con visa norteamericana que aparentaban haber sido emitidas legalmente por la embajada estadounidense.

No obstante, cuando Monterrosa se presentó con las niñas al Aeropuerto Internacional de Managua para que abordaran el vuelo CL338 de la línea aérea Delta, al medio día, el personal de atención al público recordó que ésta fue la persona que días atrás había pagado el cargo por menor sin acompañante, lo que les llamó la atención y les motivó llamar a la Policía.

El Fiscal Juan Manuel Canelo explicó que simultáneamente la Policía capturó en el Hotel Agualcas a Cornejo y a Magaña, lugar donde estaban custodiando a una niña, un niño y a la mujer adulta que pretendía viajar a Estados Unidos.

El abogado Héctor Cárdenas rebatió los hechos acusados porque no existía ningún plan para traficar con niños, porque éstos, al igual que doña Sonia, Cornejo y Monterrosa, entraron legalmente a Nicaragua, pero además los menores venían con sus familiares y las visas y los pasaportes están en regla, pero será hasta el 20 de diciembre que se sabrá en la audiencia inicial si los extranjeros irán a juicio o no.