•  |
  •  |
  • END

Con el rostro destrozado terminó su vida escabrosa Alexander Grawel Campbell, de 33 años, alias “El Diablo Campbell”, comfirmó Jyorly Cook, tío del marinero originario de Bluefields.

“El Diablo Campbell”, en muchas ocasiones, fue “huésped” de las cárceles policiales en Bluefields y Managua, por su adicción a la drogas.

El hombre, quien permaneció como desconocido en la morgue del Instituto de Medicina Legal, hasta ayer por la mañana, cuando llegó su mamá procedente del litoral Caribe a reconocerlo, murió con trozos de vidrios incrustados en el cráneo.

Jyorly Cook dijo que se desconocen las circunstancias en que murió su pariente, quien desde hace cuatro años deambulaba por las calles del Barrio Cristo del Rosario, hacia donde emigró.

“Él estuvo muchas veces preso allá, en Bluefields, y en Managua, por su adicción a las drogas”, confesó el tío de Campbell.

El pasado 17 de julio, un día después del crimen por la vía del estrangulamiento de la anciana Carmen Hernández Alaníz, de 83 años, en una calle del Barrio San Sebastián, se mencionó que un hombre con las características físicas de “El Diablo Campbell” fue quien cometió el atroz crimen.

Los barrios San Sebastián y Cristo de El Rosario son vecindarios colindantes, y es por donde se movilizaba “El Diablo Campbell”, en busca de dinero para comprar droga, dijo su tío.

Hasta la tarde del miércoles las autoridades policiales de la Estación Dos no habían recibido denuncia alguna por la muerte de este sujeto, tampoco confirmaban si se trata de la misma persona mencionada como sospechosa en el crimen de la anciana.