•  |
  •  |
  • END

POTOSI, RIVAS

La titular del Juzgado de Distrito Penal de Juicios de Rivas, Ivette Toruño Blanco, declaró culpable de abuso sexual al joven Marlon José Guadamuz Dávila, de 20 años, originario del municipio de Potosí, quien de acuerdo con la acusación que presentó el Ministerio Público, cometió el delito en contra de una niña de ocho años, hija de una pariente cercana.

La sentencia condenatoria la dictó la juez Toruño el 12 de diciembre, al concluir el juicio oral y público, al cual asistieron cerca de cien personas que se apostaron en las afueras de los juzgados de Rivas, para apoyar al imputado, ya que en pancartas que portaban expresaban que Guadamuz Dávila era inocente y que la acusación era parte de una “venganza familiar”.

Sin embargo, “la barra” no le fue de mucha ayuda, ya que la judicial tomó en consideración la versión brindada por una psicóloga que valoró a la niña, quien en su declaración dijo que la menor no mentía al decir que su primo había abusado de ella.

Tras ser declarado culpable, la representante del Ministerio Público pidió una condena de 12 años para el acusado.

De acuerdo con el expediente judicial, el hecho por el cual se acusó a este joven originario de una comarca de Potosí, sucedió a la una de la tarde del 17 de septiembre del presente año. Guadamuz Dávila llegó supuestamente a la casa de su pariente, y al ver que la niña se encontraba sola con su hermana de cinco años se la colocó en sus piernas, le tapó la boca y le tocó lascivamente sus partes íntima. Cuando la madre de la menor se enteró, no dudó en acusar a su familiar.

Sin embargo, el abogado defensor, Carlos Molina, dijo no estar de acuerdo con el veredicto de la juez, ya que a su criterio, la misma psicóloga, que dijo que la niña no mentía al decir que Guadamuz Dávila le manoseó sus partes intimas, “también dejó entrever que la niña podía ser manipulada, ya que cuando le pregunté si los niños son manipulables, me contestó categóricamente que sí”.

El abogado señaló a la vez que su defendido nunca estuvo el día de los hechos en la casa de la niña, ya que asegura que no la visita por problemas familiares, que es lo que según él originó la acusación. Al final detalló que apelará la sentencia.