•  |
  •  |
  • END

CARAZO
Catapultado y arrastrado a lo largo de varios metros. Así murió el joven Roberto Carlos Berríos Díaz, de 24 años, al ser impactado por el taxi blanco placas CZ- 390, según aseveraron testigos a los agentes de Tránsito que acudieron al lugar donde ocurrió el suceso, en el Barrio San Martín, en la zona suroriental de la ciudad de Jinotepe, Carazo.

De acuerdo con las declaraciones de testigos de la tragedia, eran las dos y media de la tarde cuando Berríos Díaz caminaba por la calle, exactamente de la Panadería Laidy una cuadra al sur, y el automotor desembocó a exceso de velocidad, por lo que el conductor no pudo esquivar a la víctima, y pese a ver lo ocurrido se dio a la fuga a toda velocidad, demostrando total ausencia de piedad.

“Lamentablemente mi hijo andaba bebiendo guaro desde hace seis días, pero eso no disminuye la responsabilidad del conductor”, comentó a END don Carlos Berríos, progenitor de Roberto Carlos, quien habitaba en el Barrio Belén 2, localizado a pocas cuadras de donde ocurrió el accidente fatal.

Por su parte el doctor Sergio Cano, forense en este departamento, afirmó a EL NUEVO DIARIO que la muerte del muchacho fue instantánea, porque sufrió politraumatismo craneal, fracturas en todo el cuerpo y excoriaciones en ambas piernas y brazos.

La Policía de Carazo rastrea el taxi para identificar a su conductor y aplicarle la ley.