Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Salvaje violación contra niña de nueve años
Una niña de nueve años que aparentemente fue abusada por su padrastro, de 38 años, en un barrio del Distrito Cinco de Managua, necesitará atención sicológica de por vida porque producto del abuso al que supuestamente fue sometida, requirió que le reconstruyeran sus partes íntimas. El acusado es J.A.M., quien hasta antes de haber sido mandado a prisión, habitaba frente a la guardería “Ángel de la Guarda”, sitio donde se dio la salvaje violación vaginal y contra natura de la menor.

Durante la audiencia preliminar del proceso, en el Juzgado Séptimo Penal de Audiencias, a cargo del doctor Marcos Suárez, la abogada Darling García Álvarez solicitó al juez que valorara la orden de detención mediante la cual el sospechoso fue puesto en prisión, porque la misma fue emitida por el jefe de la Estación Cinco fuera del término de ley, por lo que la considera ilegal, sin embargo el juez no dio cabida a dicho alegato, admitió la acusación, le decretó la prisión al imputado y programó la audiencia del juicio 10,982 para el 18 de diciembre.

A solicitud del acusado y su familia, la abogada pidió al juez que le sacaran una muestra de sangre al acusado para su análisis en el laboratorio de biología molecular de la UCA, para tenerla lista de cara al eventual juicio oral, sin embargo el juez no dio lugar a la solicitud porque en este momento no tiene valor legal ni utilidad, pues a J.A.M lo están acusado por violación agravada, y en ninguna parte del escrito se dice que la víctima está embarazada.

Mandan a citar a “celestina”
Porque supuestamente vendió a su sobrina política de 14 años, para que su vecino Julio Antonio Amador Hernández, presuntamente la secuestrara y la mancillara, la juez Cuarto Penal de Audiencias, Martha Martínez, mandó a citar para el 18 de diciembre, a la señora de iniciales C. L., quien está señalada de omisión en la persecución del delito. En la audiencia para el sospechoso, la juez le decretó la prisión porque la Fiscalía presentó suficientes elementos para presumir que comenzó a enamorar a la víctima de 14 años desde que su madre la trajo de Chinandega a Managua, para dejarla en casa de su hermano, en el Barrio “Enrique Silva”, a inicios de agosto de este año. Luego, el 17 del mismo mes, cuando la jovencita iba para la pulpería, el acusado en estado de ebriedad la tomó del brazo para llevársela a su cuarto, donde la abusó. A
grega la acusación presentada por la fiscal Martha Landero, que el hombre retuvo a la joven manteniéndola amenazada y amarrada con un alambre de púas, además que la golpeaba con palos y faja hasta que el nueve de diciembre recién pasado la niña huyó después de haber sido blanco de una golpiza y amenazas de muerte. Supuestamente cuando la menor llegó a su casa, “su celestina” ya “le había envenenado el corazón” a su hermano y éste no le creyó que la hubiesen raptado, sino que pensó que ella había huido con el hombre para hacer vida marital con el acusado. Este juicio fue identificado con el número 10,945.

“Borrachos sí, ladrones no”
“Borrachos son, ladrones no”, dijo molesta la familiar de uno de los tres jóvenes que ayer fueron acusados por supuestamente robar e intimidar al taxista José Tomás Herrera, quien el 12 de diciembre, a las 11 y media, andaba taxeando con su mujer y su hijo de cuatro años, cuando en los semáforos de “La Ceibita”, Mario González y Absalon Hernández le hicieron parada para que los llevara al sector de la 37 avenida. Supuestamente antes de llegar, uno de ellos le puso un cuchillo en la garganta y le pidió todo lo que andaba. En ese momento la esposa del taxista se bajó del carro y pidió auxilio, pero supuestamente apareció Freddy Cortés con seis desconocidos, y despojaron al obrero del volante de tres celulares, su cartera con documentos y 600 córdobas y tres dólares. Luego se dieron a la fuga. La juez Cuarto Penal de Audiencias, Martha Martínez admitió la causa, decretó prisión para los sospechosos y programó la inicial del proceso para el 22 de diciembre.