Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

Dos supuestos delincuentes fueron ultimados a balazos en Loma Linda y Ciudad Sandino, confirmaron las autoridades policiales y hospitalarias.

En ambos casos, el móvil de los crímenes parece ser la venganza, según las investigaciones preliminares de la Policía.

El primero en caer bajo el fuego de balas enemigas fue Silvio Antonio Pavón Salazar, de 18 años, ultimado de siete impactos de bala la noche del lunes en una calle del barrio Loma Linda.

A Pavón, su victimario le mató al mejor estilo de las películas de “Rambo”, porque le disparó de forma simultánea con una pistola nueve milímetros y otra calibre 38.

El cuerpo de Pavón, acribillado, quedó a pocos metros del expendio de droga de la “Karla Burra”, informaron las autoridades policiales.

¿Dónde está Silvito?
Según la denuncia presentada en la Estación Tres de Policía por la madre de la víctima, su hijo estaba en compañía de unos amigos cuando llegó un sujeto apodado “Alin”, preguntando: ¿Está Silvito? Y una vez que lo identificó entre los del grupo, otro sujeto de baja estatura desenfundó las dos pistolas y le disparó varias veces. Pavón, a pesar de tener sólo 18 años, contaba en su haber dos homicidios de los que fueron víctimas un anciano vigilante y un miembro de la pandilla “Los Canda”, quienes supuestamente son los autores de su muerte.

Silvio Pavón salió de la Cárcel Modelo de Tipitapa hace seis semanas, donde estuvo siete meses por uno de los crímenes que le fueron imputados.

También “El Bicho”

Después de varias horas de agonía en el Hospital “Lenín Fonseca” expiró Carlos Giovanni Vargas Artola, apodado “El Bicho”, quien recibió un impacto de bala, cuando se encontraba en la zona uno de Ciudad Sandino.

De acuerdo con las investigaciones hechas por la Policía, los autores de este crimen son los miembros de la pandilla “Los Puenteros”, del barrio “Jorge Dimitrov”.

Vargas, que tenía rencillas con “Los Puenteros”, huyó hasta Ciudad Sandino, donde fue descubierto por uno de sus enemigos, quien se encargó de matarlo.

Hasta al cierre de la presente edición las autoridades policiales no reportaban detenciones por estos crímenes.