Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Audiencia para homicida de buenos modales
No cabe duda de que Óscar Cuadra Suárez, también conocido como Manuel Antonio Altamirano, de 24 años, es un hombre de buenos modales, porque antes de que supuestamente matara de tres puñaladas a Derry Mendoza Ramos, lo saludó. Al menos es lo que establece la acusación que el fiscal Enrique Sándigo presentó en el Juzgado Octavo Penal de Audiencias, donde hoy viernes se celebrará la audiencia inicial del juicio por homicidio, mismo que ocurrió el ocho de septiembre de este año, en la vía pública. Mendoza caminaba con su amigo, Emerson de Jesús González, se encontraron con el acusado, éste saludó a Derry, pero luego sin mediar palabra alguna se le lanzó encima armado de un cuchillo, que le clavó en el tórax, abdomen y sobre la ceja derecha. La víctima trató de correr, pero cayó sobre el suelo; los vecinos del lugar lo llevaron al Hospital “Roberto Calderón”, pero falleció en el trayecto por hemorragia masiva por perforación de la arteria ilíaca. Agrega el escrito acusatorio que el armado intentó atacar a Emerson González, pero éste huyó antes de correr con la misma suerte de su amigo.

A juicio por asesinato en el mes del amor
Para el 16 de febrero de 2009 quedó programado el juicio para Johnny José Dávila Torres, de 18 años, Maynor Javier Aguilera, de 21, y Wilmer Enrique Castillo, de 19, acusados por la supuesta coautoría del asesinato de Jonathan Alexander Saballo Urroz, quien la madrugada del siete de diciembre estaba tomando licor en el Barrio La Primavera, cuando llegaron los acusados y una “horda” de desconocidos armados con cuchillos, machetes y otras armas blancas y lo mataron. El juez Quinto Penal de Audiencias les reconfirmó a los tres sospechosos la prisión, porque su situación legal no ha variado hasta hoy.

Presos en Nochebuena por falta de dinero
Por falta de dinero para rendir una caución económica de mil dólares cada uno, siguen presos Javier Ángel Mejía, de 31 años, y Ramón Enrique Rivera Chavarría, quienes enfrentarán juicio oral y público el seis de febrero de 2009, por la presunta autoría del robo agravado de una “camionetona” valorada en 22 mil dólares. Según la acusación que la fiscal Jeaneth Canelo presentó en el Juzgado Tercero Penal de Audiencias, ocurrió el 21 de noviembre, en Monseñor Lezcano, cuando la víctima, Guillermo José Calero, iba a abordar su vehículo, y aparentemente fue intimidado por los acusados y otros desconocidos, quienes lo despojaron. El cinco de diciembre de este mismo año, los detenidos fueron ubicados en Sébaco, Matagalpa, donde aparentemente se encontraban desmantelando el vehículo en un predio que está en la parte trasera de un taller de mecánica. Desde la audiencia inicial, celebrada el ocho de diciembre, la juez Tercero Penal de Audiencias, Henryette Casco, les decretó a los acusados medidas alternas a la prisión, pero éstos no han podido ni podrán reunir los dos mil dólares que necesitan para rendir la caución y salir en libertad antes de este viernes, y como no tienen dicho dinero tendrán que pasar Nochebuena presos. Aparte de la caución, a los acusados también se les decretó la obligación de someterse al cuido de custodios, la prohibición de salir de Nicaragua por seis meses y la obligación de presentarse tres veces a la semana a firmar ficha de control de procesado.