•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Masaya/ Un “mar” de personas se desbordó para dar el último adiós a Arelis Isabel Márquez Gutiérrez, de 17 años, quien falleció la madrugada del martes tras ser embestida por la camioneta Toyota blanca, placa M116-522, cuando realizaba ejercicios, a la altura del kilómetro 28.5 de la carretera Masaya-Managua.

“El cuerpo de mi hija descansa en la tierra, pero su alma está con Dios”, dijo resignada doña Martha Gutiérrez durante el sepelio efectuado la mañana de ayer en el cementerio “Ernesto Ortega”, del barrio San Carlos.

Por su parte, Ramiro Andrés Rosales Castillo, investigador de tránsito de la Policía de Ciudad Sandino y papá de la víctima, recuerda a su hija como una persona dinámica, trabajadora, ella trabajaba para la Juventud Sandinista.

“Ella quería ingresar al Ejército de Nicaragua para estudiar Medicina. Era la mayor de tres hijos que tuve con mi esposa. Ahora que mi hija falleció, no voy a dejar eso así. Ayer me presenté a la Policía y me dieron la resolución del accidente, que dice que el muchacho por cansancio se durmió y perdió el control del vehículo y se metió donde iba mi hija”, expresó Ramiro Andrés, aún abatido por el dolor.  

“Hago el llamado a todos los conductores a ser más responsables de sus actos, porque si en realidad este joven venía cansado, mejor no hubiera conducido”, dijo Evaristo Potosme, vecino y amigo de la familia doliente.

Los padres de Isaac Cordero García, la segunda víctima que está en el hospital capitalino Antonio Lenín Fonseca,  llegaron a dar el pésame a la familia doliente y expresaron que su hijo aún se debate entre la vida y la muerte.