•   Matagalpa  |
  •  |
  •  |

La viuda, de una de las tres víctimas asesinadas en una comarca de Muy Muy el fin de semana, responsabiliza de la masacre a un supuesto brujo.

“Ese brujo se aprovechó de una enfermedad que me dejó ciega”, dijo María Dávila, viuda de Leonardo Bello Pérez, de 65, una de las víctimas mortales.

“Cuando  vino (el brujo), me dijo que me habían  hecho maleficio y que solo él me podía curar, para eso tenía que entregarle C$8,000 para empezar el trabajo, luego pidió C$5,000 y por último le dijo a mi marido (Bello) que le  diera C$7,000 más, por lo que mi marido se vio obligado a vender la finca”, relató la perjudicada.

Recomendado

Los otros fallecidos son Elida del Carmen Pérez Dávila, de 24, y   Arlen Ochoa de 28, hija y yerno, respectivamente.

Dávila dijo en su denuncia a la Policía, que el supuesto brujo llegó a su vivienda recomendado por su yerno y su hija, a quien supuestamente le estaba haciendo “un trabajo”.

Dávila, quien procreó siete hijos con Bello, manifestó que le expresaba a su marido que los medicamentos que le recetaba “el vidente” no le hacían nada.

“Era tanta la necedad del hombre, que mi marido vendió la finca y con el dinero tenía que pagar 14 misas, yo dije por qué y mi marido dijo: ‘Es un secreto, en la finca hay un tesoro,  es oro puro, está enterrado y lo vamos a sacar”.

“Yo estoy ciega, solo escuchaba que excavaban debajo de la cama, no sé cuánto dinero se llevó el brujo, quien mató a mi familia”, manifestó la afectada.

La  Policía por su parte manifestó que continúan con las investigaciones y que realizan coordinaciones con otros departamentos para dar con el paradero del supuesto brujo.

Los cuerpos fueron encontrados en la finca El Aguacate, ubicada en la comarca Compasagua, municipio de Muy Muy, a 100 metros de distancia.