•  |
  •  |
  • END

CARAZO
Dos bodegas de un trapiche totalmente destruidas fue el saldo que dejó un incendio ocurrido la madrugada de este viernes, en la comunidad Santa Cruz, ubicada en el kilómetro 56 de la carretera Jinotepe-Nandaime.

El siniestro de la fábrica de atados de dulce y alfeñiques no se extendió a otras dos bodegas que existen en el lugar, gracias a la intervención del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Jinotepe y Masaya, que sofocó con prontitud las llamas.

Ramón Conrado, propietario del trapiche, relató a EL NUEVO DIARIO que el fuego inició a las dos de la madrugada, pero él está seguro de que alguien lo provocó. Refiere que en las bodegas que se quemaron estaba almacenado el bagazo que se usa para producir combustible y el dulce de panel que sirve para “curar” café.

Por su parte, Douglas José Conrado, socio de la fábrica, manifestó que el trapiche está levantado en una propiedad de una manzana, y calculó las pérdidas en más de 200 mil córdobas.

Al lugar se presentaron miembros del Benemérito Cuerpo de Bomberos filiales Jinotepe y Masaya con una cisterna para sofocar las llamaradas que consumían las instalaciones del trapiche. La labor demoró varias horas, pero al final los bomberos evitaron que las llamas se propagara a las otras bodegas.

El mayor Augusto García, del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Jinotepe, informo que aún no han finalizado la investigación, por lo que no respaldó la versión de los afectados, que aducen que alguien llegó a incendiar las instalaciones del trapiche.

El jefe bomberil hizo ver la irresponsabilidad de los dueños de este tipo de fábrica artesanal, porque la materia prima para calentar sus calderas está almacenada cerca del bagazo y esto con una pequeña chispa provoca rápidamente el incendio.

Según informaciones de los propietarios del trapiche, en el plantel laboran 32 personas que producen el famoso atado de dulce y el alfeñique. Las instalaciones no estaban aseguradas, ni mucho menos se contaba con un vigilante las 24 horas del día. En este incendio no se reportan personas lesionadas, sólo un bombero que presentaba asfixia por inhalar el humo y otro que recibió un golpe después que uno de los pilares le cayera encima.

Los bomberos recomendaron a los afectados siempre tener al alcance un extinguidor portátil, además de un depósito de arena cerca del lugar, construir una pila de agua para emergencias, separar las bodegas, clasificarlas por materia prima y darle una protección adecuada.