• Chiquilistagua, Managua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La desgracia tocó a la puerta de la familia Quiroz Téllez la madrugada del lunes, cuando un árbol de mamón cayó sobre la casa construida de madera y zinc y reposó sobre la humanidad de Martha María Quiroz Espinoza, de 45 años, quien estaba dormida.

La tragedia se dio a la 1:00 a.m. en la comarca Chiquilistagua, kilómetro 13 de la Carretera Vieja a León, donde Quiroz convivía desde hace cinco años con Ramón Téllez, pero no procrearon hijos.

El dictamen de Medicina Legal detalla que la causa de muerte de Quiroz es trauma por hundimiento de tórax, lo que le provocó un paro cardíaco.

¿Quién iba a pensar que el condenado árbol iba a caer? Si yo ya lo había desramado y por falta de tiempo no había cortado el tronco. Mi esposa siempre dormía en la sala, porque es hipertensa, allí le da más el aire, pero esa noche decidió irse a dormir a la habitación”, dijo visiblemente adolorido Téllez.

Dos veces

“Nosotros escuchamos un grito de auxilio, levanté a mi hijo y a mi marido, creí que estaban matando a alguien y les dije vamos a ayudar, sin imaginar la desgracia en la casa vecina”, contó Teresa Hernández, quien habita cerca de donde ocurrió la tragedia.

Según Hernández, entre cuatro hombres trataron de quitarle el árbol a la víctima, pero era tan pesado que se les resbaló y volvió a caer sobre la víctima, quien ya no tenía signos vitales.

La familia doliente no permitió que el cuerpo de Quiroz fuese trasladado al Instituto de Medicina Legal, tampoco interpusieron una denuncia, ya que estaban conscientes de que todo ocurrió fortuitamente.

“Firmamos un acta de desestimiento en el Distrito III de Policía y nos trajimos el cuerpo a velarlo en el barrio San Judas, donde habita uno de los hijos de ella (Quiroz), quienes ya son todos adultos”, comentó un familiar de la víctima, que prefirió no identificarse.

Los restos de la víctima descansan en el cementerio de Ciudad Sandino, donde está el resto de la familia.
Ayer la municipalidad derribo otros árboles en la vivienda, para evitar más desgracias.

  • La Policía tipificó el caso como muerte accidental.