• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

De varios machetazos en el cuerpo murió Rosalío Espinoza, conocido como “Chalío”, a manos supuestamente de su hijastro Julio Antonio Oporta Reynosa, de 20, quien alegó que actuó en defensa propia.

El joven Oporta señaló ante la Policía que la víctima estaba discutiendo con su mamá Rafaela Gómez, de 40 años, a quien amenazaba con matarla al igual que a los tres hijos pequeños que habían procreado juntos.

El hecho sangriento se originó el domingo en la finca El Jordán, ubicada en el kilómetro 41 de la carretera a San Rafael del Sur.

Oporta Reynosa está detenido y a la orden del Ministerio Público para que responda por el delito de homicidio.

Por celos

“Yo le grité ‘Chalío, qué vas hacer’, y él contestó: ‘Los voy a matar a todos’, fue cuando le grité a mi hijo (Oporta), quien estaba de espalda y logró detenerle el machete, aunque lo hirió”, relató Gómez, quien asegura que sufría violencia intrafamiliar.

‘Chalío’ gritaba que nos iba a matar a todos y que me odiaba. ‘Si anduviera un cuchillo aquí mismo te mato porque me la debés’, me dijo. ‘Yo no te debo nada, porque no tengo nada con nadie, no he hecho nada’, le insistí”, agregó aún nerviosa Gómez.

Las autoridades de la Comisaría de la Mujer y la Niñez de la Policía, del Distrito Nueve de San Rafael del Sur, realizará un estudio social para saber desde cuándo sufría violencia doméstica Gómez y por qué no interpuso una denuncia.

“Yo actué en defensa, nos amenazó a todos con matarnos y hasta le dio un filazo a mi hermano de 13 años. Los dos nos agarramos a machetazos, me dio y le di”, dijo por su parte Oporta, quien había llegado a visitar a su progenitora.

  • La familia es originaria de Boaco y tenían cuatro años de cuidar la finca El Jordán.