•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Continúan retenidos seis de los diez capturados por la Policía, el martes 5 de mayo, señalados de tener un laboratorio clandestino de medicina natural en el barrio “Pedro Joaquín Chamorro #1”, de Tipitapa.

Sin embargo, la jefatura del Distrito VIII de Policía dijo que ya había puesto en libertad a todos los involucrados y que no podía dar mayores detalles del caso, porque el proceso estaba abierto.

Lo anterior fue negado por los familiares de los detenidos, quienes continuaban apostados en las afueras de la delegación policial, así como miembros de la iglesia evangélica “Jesucristo es el Camino”, donde Zulema Vásquez Ríos, de 58 años, era la pastora.
 

Ilegal

La Policía señala a Vásquez y a su compañero de vida, Ricardo Alegría, como los propietarios del negocio ilícito, del que no pudieron mostrar certificado del Ministerio de Salud (Minsa), ni de  estudios medicinales, por lo que es considerado ilegal.

“Eso para mí es una trampa de alguien que le quiso hacer daño a la pastora (Vásquez), quien no solo aquí (en Nicaragua) ha trabajado, también hacía lo mismo en Honduras y nunca tuvo problema”, manifestó una de las integrantes de la iglesia, quien prefirió no identificarse.

Las autoridades del orden decomisaron un quintal de salvado y otro de purina para cerdos, que eran revueltos con hojas y semillas de marango para “fabricar” las medicinas “naturales” contra enfermedades del hígado, colon, entre otras.

“Nada de purina para cerdo, salvado sí porque si no la gente se puede ir en diarrea, todo tiene su explicación”, alegó un familiar de Vásquez.

En su momento Vásquez dijo que ella no hacía nada malo, que hasta el momento nadie se había quejado de su producto.

Las demás personas detenidas eran vendedores que llegaban a comprar la “medicina” al momento del allanamiento.