Leoncio Vanegas
  •  |
  •  |
  • END

OCOTAL, NUEVA SEGOVIA

Dos muertes violentas registró Nueva Segovia en las vísperas de la celebración de la Navidad, además dos personas resultaron heridas de gravedad con armas cortantes.

Uno de los homicidios ocurrió cerca de las 9 de la noche del lunes, en la comarca Quebrada Grande, del municipio de Jícaro. Aquí, Santos Efrén Gutiérrez Moreno fue interceptado en el camino por dos sujetos armados de cuchillos, quienes sin mediar palabras le propinaron cuatro estocadas en diferentes partes del cuerpo, las cuales le quitaron la vida en segundos.

Los homicidas se dieron a la fuga y se sospecha que el móvil sea por enemistad.


Enemigo
La segunda muerte violenta se registró a las 11 de la noche del miércoles 24 de diciembre en la comarca Santa Cruz, jurisdicción de Jalapa, donde pereció desangrado Isidro Pérez Medina, de 29 años, a causa de un balazo que le penetró por la espalda.

Según investigaciones preliminares de la Policía, Pérez se estaba peleando a puñetazos con José Alfredo Suárez, cuando intervino su hermano Santos Giovanni Suárez, de 33 años, quien habría desenfundado un arma de fuego para realizar el mortal disparo.

El supuesto pistolero ya está detenido y se investiga el calibre, la marca, y legalidad del revólver.


Dos macheteados
En la comunidad La Estancia, jurisdicción de Jalapa, Pedro Antonio Izaguirre Zelaya, de 31 años, resultó con una larga herida de machete en el rostro. El autor fue Carlos Chavarría Siles. La víctima llegó a casa de éste a reclamarle porque mandó a echar preso a uno de sus hermanos.

La misma suerte tuvo Rufino Portillo Velásquez, de 50 años, de la comunidad Namaslí, quien sufrió dos cortaduras, la más grave en la región frontal y la segunda sobre la mejilla izquierda.

El supuesto responsable de la agresión se llama Virgilio, pero se desconocen sus apellidos. Supuestamente agredió a la víctima porque éste le debía a su señora, quien se dedica a la venta de tortillas.