•  |
  •  |
  • END

Todo hace indicar que las rencillas personales fueron las que llevaron a un hombre a asesinar a otro de cinco puñaladas, en el barrio “Orontes Centeno”, del municipio de Tipitapa, la noche de Navidad.

Erving José Hernández Serrano, de 20 años, pereció al ingresar de emergencia en el Hospital “Yolanda Mayorga”, de Tipitapa.

Doña Gloria Hernández dijo que quien mató a su sobrino fue Humberto Sánchez García.

“Llegó a la casa de mi sobrino supuestamente a decirle ‘Feliz Navidad’, pero lo abrazó y lo apuñaló cinco veces, y aunque mi sobrino corrió, no aguantó y cayó boca abajo. En la última estocada se le quedó incrustada la bayoneta en el cuerpo de mi sobrino. Fue imposible salvarle la vida”, comentó entre sollozos doña Gloria.

Aseguró que Erving José no tenía problemas personales con Humberto Sánchez, sino con el hermano de éste, Marvin Sánchez, con quien la víctima discutió un día que éste andaba borracho y hubo agresiones.

“Ya lo tenían planeado. Hace unos días los dos hermanos y varios primos de Marvin Sánchez llegaron frente a la casa con pistolas, pero no lo mataron. Una de las hermanas le gritaba a Humberto que se le bebiera la sangre a Erving, y quien le dio la bayoneta a Humberto fue un hombre que se llama Abner Molina”, relató doña Gloría.

El perjudicado se ganaba la vida como operario de una de las Zonas Francas ubicadas en Las Mercedes, y no deja hijos en la orfandad.

“Queremos que la Policía Nacional actúe. Este crimen no puede y no debe quedar en la impunidad, si hacen su trabajo rápido hasta lo pueden detener antes que huya. Nosotros queremos que haya justicia terrenal, pero igual Dios se va a encargar del asesino”, afirmó doña Gloria.

Por su parte, agentes de la Octava Delegación de Policía informaron que realizan las investigaciones correspondientes para determinar cuál fue el móvil del asesinato y conocer los antecedentes del hechor y de la víctima.