•   Nueva Guinea, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La abogada Dalia María Pérez está acusada en el Juzgado Local Penal de Nueva Guinea por la presunta autoría de falsificación ideológica y fraude por simulación, en perjuicio de dos personas que habían denunciado el robo de cuatro semovientes.

En el polémico caso, la abogada Pérez también es señalada de supuestamente “embaucar” a un fiscal auxiliar de esta localidad, Jorge Prado.

Según la acusación presentada por la también fiscal auxiliar Amparo Carolina Carmona Merlo, la abogada Pérez estaba defendiendo a Juan López,  acusado de abigeato en perjuicio de María del Socorro Alanís y Domingo Alonzo Valle, por lo que se presentó a las oficinas del Ministerio Público para informarle al fiscal Jorge Prado que supuestamente mediarían con lasvíctimas.

Como en ese momento el fiscal se dirigía a realizar otra audiencia en los Juzgados, le entregó a la abogada el acta de mediación durante el proceso, en la cual habría estampado firmas falsificadas en su oficina. 

Cuando Prado preguntó por los perjudicados, la abogada lo engañó diciéndole que ya se habían ido a sus casas en el Distrito La Fonseca. Después convenció a Prado para que le diera control de legalidad al acta de mediación y,en consecuencia, el juez suplente Cairo Quintanilla giró orden de libertad a favor de Juan López.

CONTRAATACA 

Cuando Alanís y Valle se presentaron al Juzgado de Distrito de lo Penal para la audiencia contra Juan López, por el robo de 4 semovientes, se enteraron del fraude aparentemente orquestado por Pérez, quien se defendió diciendo que “nada tiene que ver con los delitos que le achacan”, porque, supuestamente, “fue el fiscal quien medijo que le consiguiera 20 mil córdobas por realizar el trabajo”.

Pero el fiscal Prado rebatió los señalamientos de la acusada, demostrando las contradicciones “y la cadena de mentiras expresadas por Pérez”.

“Hay muchos productores que no hacen mediación y cuando se percatan, los detenidos quedan libres, hoy nos damos cuenta de qué forma quedan en libertad, esperamos que se siente un precedente”, expresó por su lado Donald Ríos, del Comité contra el Delito de Abigeato en Nueva Guinea.