•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • LA NACION

El Juzgado Penal de Upala decretó la medida cautelar de prisión preventiva a un nicaragüense de 22 años y de apellido Ponce, acusado por el delito de abuso sexual en perjuicio de sus dos hijastras de 8 y 11 años, y de una cuñada de 16.

En la acusación fiscal se detalla que el delito inició hace tres años, pero se intensificó hace cuatro meses, cuando el nicaragüense llegó a vivir a la casa de la madre y hermana de las víctimas.

“Enamoradizo”

En el acta de acusación señalan que Ponce inició una relación sentimental primeramente con una hermana de su actual pareja, quien supuestamente al sospechar que era “tocón” decidió separarse.

Por lo que Ponce, luego inició relación con su cuñada, madre de las niñas. Fue la adolescente de 16 años y la niña de 8, que decidieron interponer la denuncia en contra del pinolero, quien fue capturado cuando intentaba huir hacia Nicaragua.

Indocumentado

Ponce viajaba con regularidad a su país y regresaba a Costa Rica, donde está como indocumentado.

El acusado está detenido en la cárcel La Marina, ubicada en San Carlos, mientras las víctimas están bajo resguardo del Patronato Nacional de la Infancia (PANI).