Lésber Quintero
  •   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ronald Martín Acosta Veliz, de 23 años, pereció al recibir cuatro impactos de bala, la noche del sábado a manos supuestamente del jinete identificado como Richard Peña.

Minutos antes del crimen, Acosta estaba ingiriendo licor en un bar ubicado a un kilómetro al oeste del puente de Ochomogo, en compañía de sus hermanos gemelos Ernesto y Jackson Antonio de 27 años.

Carmen Castillo, propietaria del bar, dijo que los tres hermanos llegaron a eso de las 8:00 p.m. a ingerir unas cervezas, y tres horas más tarde se originó un altercado en la parte frontal del negocio.

“Se escucharon varias detonaciones y luego me enteré que habían ultimado a balazos a Ronald y a su hermano Jackson lo habían herido”, relató Castillo.

Ernesto, una de las víctimas, dijo que él estaba solo en la mesa y al escuchar las detonaciones salió a ver qué ocurría y encontrándose con la tragedia, “No sé qué pasó, no tenemos enemistad”, señaló el joven.

Acosta recibió los impactos de bala en el cuello y abdomen, cuando Jackson intentó auxiliarlo, salió un segundo jinete identificado solo como “Wilbert” y realizó varios disparos que le rozaron la piel.